Daniel Kaizen Valerio. 28 mayo

Nos encontramos en la era de la información y no hay mejor momento para ser personas emprendedoras que este. ¿Recuerda la revolución del .com en los años 2000? ¿Recuerda la cantidad de adolescentes que se hicieron millonarios de la noche a la mañana trabajando desde sus dormitorios en las universidades?

Dan Peña, un empresario y coach empresarial, comenzó una empresa de petróleo y recursos naturales con una inversión de $820, 8 años después la vendió en $450 millones. Según él, en la década del 2020 al 2030 se crearán más fortunas y más personas se volverán millonarios comparado con todas las anteriores revoluciones juntas.

Peña dice que la revolución de la década de los años 20 será tan grande que hará que la revolución industrial se vea como un juego de niños. Como persona emprendedora, ahora usted tiene más acceso a información que le permite tomar decisiones más inteligentes, más informadas y mucho más certeras.

Hoy hablaremos sobre 4 importante pautas para comenzar a emprender correctamente.

1. No renuncie a su trabajo todavía

Considere comenzar su negocio a tiempo parcial, mientras trabaja y tiene un ingreso estable. Un error común de las personas que inician su propio negocio es que renuncian a su trabajo para dedicarse al 100% a su negocio.

El problema es que por lo general, lleva entre seis meses y un año para comenzar a recibir ganancias de un negocio.

Es mejor comenzar con lo que puede administrar, en términos financieros y poco a poco ir aumentando a medida que su negocio crezca. Robert Kiyosaki explica que una diferencia muy importante entre las personas ricas y las personas de clase media o pobre es lo que hacen con su tiempo libre.

Las personas clase media y pobre después de su jornada laboral llegan a casa cansados a ver televisión y dormir mientras que las personas exitosas llegan a casa a construir sus negocios. Mantienen su trabajo y su salario mientras construyen poco a poco el negocio que al cabo de un tiempo les permitirá renunciar a ese trabajo.

Esto creo que es algo que les cuesta mucho lograr a las personas sin disciplina ni motivación y difícilmente querrán dedicar sus horas libres para seguir trabajando en sus proyectos. Sé que es difícil conseguir energía para llegar a nuestra casa cansado después de nuestra jornada laboral y ver que debemos seguir trabajando pero es la única forma en la que lograremos ver el desarrollo de nuestro negocio en sus primeros meses hasta el punto en el que podamos vivir de él.

2. Encuentre su nicho

Los tiempos cambian drásticamente y ahora los consumidores buscan tiendas especializadas. Debe encontrar una necesidad y llenarla, algo que un grupo específico de personas quiere, pero que no puede obtener en las grandes cadenas de tiendas.

Recuerde que Amazon comenzó siendo una simple librería, al inicio no vendía los millones de artículos diferentes que ofrece en la actualidad. Al principio se especializó en libros y solamente en libros.

Esa es la magia, especializarse en algo y lograr el éxito en ese algo. Una vez que sus clientes le conocen por su especialidad puede comenzar a incorporar nuevos artículos en su negocio.

3. Tener presencia en línea

Incluso si su idea no es un negocio en internet, tener presencia en línea elimina las limitaciones de la ubicación física y amplía su base de clientes en, literalmente, millones. También es una gran herramienta para promocionarse y permitir que las personas, incluso en su propia área, sepan que usted está allí y lo que está haciendo.

En la era de la información en la que vivimos debemos utilizar la tecnología como herramienta para potenciar nuestro negocio. El internet es un arma que permite un crecimiento exponencial a cualquier tipo de negocio.

Recomiendo a cualquier emprendedor tomarse su tiempo para estudiar y aprender cómo mejorar su presencia en internet, aprender sobre marketing digital, campañas de email marketing, presencia en blogs, YouTube, creación de artículos y demás herramientas para sus negocios.

4. Nunca rendirse

El emprendimiento exitoso requiere creatividad, energía y un impulso para seguir adelante cuando falla. Pocas personas se dan cuenta de que antes de que Bill Gates creara el exitoso Windows 3.0, creó un Windows 1.0 y 2.0, los cuales fracasaron, pero siguió adelante.

Esa determinación y decisión de nunca rendirse es lo que separa a los empresarios exitosos de los que no lo fueron.

Piense en cuántos emprendedores hubieran renunciado a su sueño después de los problemas de Windows 1.0. ¿Cuántos otros emprendedores hubieran decidido renunciar cuando comenzaron los problemas legales con Apple en el año 1988 después del lanzamiento de Windows 2.0? Muchas personas hubieran desistido desde los primeros indicios de dificultades pero Gates no lo hizo. El resto es historia.