Fabrice Le Lous. 9 octubre

Una mesera de un restaurante en Alajuela fue detenida este 8 de octubre por presuntamente tomar datos de las tarjetas de crédito y débito. Los afectados habrían denunciado sustracciones de sus cuentas por ¢1,7 millones. Así que vamos a lo básico: Cuando vas al restaurante, ¿entregás tu tarjeta o pedís el datáfono? La respuesta a esta pregunta es de seguridad primaria.

El OIJ detuvo a una mesera de Hooters Alajuela como sospechosa de clonar tarjetas. Foto Archivo.
El OIJ detuvo a una mesera de Hooters Alajuela como sospechosa de clonar tarjetas. Foto Archivo.
Lo que hacemos en Costa Rica

Hicimos una rápida consulta en Twitter y pues… también lo decimos por experiencia propia: en Costa Rica, cuando pagamos en un restaurante con plástico y no con efectivo, lo normal es pedir la cuenta, entregar la tarjeta de crédito o débito y esperar a que el mesero regrese con nuestro voucher y nuestro documento financiero. Somos demasiado confiados.

Este ejercicio, al que estamos acostumbrados es muy peligroso, y hay países como Colombia, Brasil y Uruguay donde casi nadie lo hace.

Al entregar nuestra tarjeta, le damos a los meseros o a quienes atienden en la caja, unos minutos de tiempo en los que tendrán nuestro documento de pago a su disposición.

Seguramente en la gran mayoría de los casos no pasará nada malo, pero la persona que tome nuestro plástico tiene la posibilidad de:

--Anotar el número de 16 dígitos de nuestra tarjeta

--Anotar nuestro nombre

--Anotar la fecha de vencimiento del documento

--Anotar el código de seguridad de tres dígitos que aparece en la parte trasera del plástico (este numerito es necesario para usar una tarjeta ‘no presente’; es decir, usarla por internet)

--O bien fotografiar ambas partes de la tarjeta, como lo hacía la citada mesera de Alajuela. #Lalala

Y ya con tanta información disponible, comprar en Amazon o en cualquier tienda online es muy sencillo.

En las tiendas con más exigencias de seguridad, la compañía preguntará por la dirección domiciliar a la que la tarjeta está asociada, pero en muchas empresas esta información no se solicita.

La gran ‘prueba’ de que la persona que compra es la verdadera dueña del plástico es el código de seguridad de atrás, de 3 dígitos.

Con información del plástico de pago, es muy fácil hacer compras online. Fotografía: Cristina Solis / La Nación.
Con información del plástico de pago, es muy fácil hacer compras online. Fotografía: Cristina Solis / La Nación.
El caso de Hooters

El pasado martes 8 de octubre, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) detuvo a una mesera de 21 años del restaurante Hooters de Alajuela, pues ella fue vinculada con supuestas estafas con tarjetas.

Las autoridades dijeron que ella recibía la tarjeta de los clientes para cancelar y le tomaba fotografías rápidamente con su celular. Luego usaba esa información junto con otros cómplices para hacer compras en línea.

El OIJ supo de cuatro víctimas por estas estafas, a los que se les sustrajo un monto de ¢1,7 millones. Cuando allanaron la casa de la presunta responsable, las autoridades judiciales le encontraron $985 en efectivo y varios teléfonos celulares.

A raíz del incidente, Hooters dijo a La Nación que a partir de ahora siempre se llevará el datáfono o POS (Point Of Sales) a la mesa del cliente para que este haga la transacción personalmente.

Dinero retenido a la mesera de Hooters por las autoridades. Foto: OIJ.
Dinero retenido a la mesera de Hooters por las autoridades. Foto: OIJ.
Comparación de confianza

Tras consultar a 16 periodistas en América Latina, Estados Unidos e Inglaterra, así es como se utiliza la tarjeta de pago en restaurantes, por lo general, en los siguientes países.

Algunos datos de Costa Rica:

--El chip y pago sin contacto está presente en el 85% de las tarjetas de crédito y débito. En el país se puede pagar con esta tecnología y sin firmar las compras menores a ¢15.000.

--El 40% de las transacciones en los comercios ya se realizan sin contacto.

--En el país hay aproximadamente 8 millones de tarjetas de pago. Esto equivale a una 1,6 tarjetas de pago por persona.

Recomendación

Lo mejor es hacer los pagos con tarjeta de forma personal. Ya sea yendo a la caja o pidiendo que los meseros traigan el datáfono a la mesa.

Según esta guía del sitio especializado Credit Card Insider, lo mejor cuando se paga en físico es hacerlo uno personalmente. Y cuando usamos el plástico en internet, es bueno tener los siguientes datos en consideración:

--Las tarjetas de crédito son más seguras de usar que las de débito. Con estas últimas lo que está en juego es el dinero propio, en cambio con las de crédito es el dinero de la entidad que expide la tarjeta. Los reclamos por fraudes suelen tener mejor y más rápida respuesta con las de crédito.

--No se debe hacer transacciones con tarjeta usando redes de WiFi públicas, pues la data encriptada puede ser visible en cualquier ordenador o celular cercano.

--No se debe enviar el número de tarjeta de crédito o débito por correos electrónicos. Algunos hackers emplean herramientas de búsqueda de series de números, y esto es hacerles la tarea fácil.

Y yap. Buen provecho en todos los restaurantes donde paguen personalmente.