Fabrice Le Lous.   13 noviembre
El rubio cabello de Donald Trump. (Photo by Brendan Smialowski / AFP)

El pasado miércoles 13 de noviembre, el proceso para remover de la presidencia de Donald Trump pasó del ámbito privado al público en el Capitolio de Washington DC. Entre ese día y este miércoles 20 de noviembre, siete testigos han declarado en televisión en vivo.

Aún es temprano para estimar si Trump tendrá un destino similar al de Richard Nixon en 1974 (renunciar de la presidencia ante la inminencia de su destitución), pero aquí te resumimos lo más importante para que estés al día.

Recordatorio exprés en 3 pasos

1--El 25 de julio de 2019, Trump llamó al presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, y la filtración de lo que discutieron es la génesis de todo el torbellino político en su contra.

2--En la llamada, Trump urgió a su homólogo europeo a investigar al exvicepresidente Joe Biden y al hijo de este, Hunter, por presunta corrupción por lazos entre el hijo y una empresa ucraniana. Esto es grave porque Joe Biden es precandidato a la presidencia de Estados Unidos en el 2020 por el Partido Demócrata. O sea que tendríamos a Trump aprovechando su poder en la Sala Oval para taclear a un posible rival electoral.

3--Cuando la llamada tomó lugar, el gobierno de Trump retenía ayuda a Ucrania. Esto desató sospechas de quid pro quo, una expresión en latín que se traduce a ‘una cosa por otra’. Como si Trump pidiera al presi de Ucrania que investigue a los Biden a cambio de darle la ayuda militar que le estaba reteniendo (por ahora no se conocen pruebas de que Zelenski supiera durante la llamada que Trump retenía ayuda militar, pero la posibilidad de un intercambio de favores ha cobrado mucho revuelo).

Donald Trump diciendo algo a la cámara con efusividad y estirando su brazo derecho. (AP Photo/Evan Vucci, File)
Audiencias públicas

Durante un mes y medio, seis comités legislativos de la Cámara de Representantes han hecho investigaciones y entrevistas para determinar si hay suficiente material para hacerle un impeachment (juicio político) a Trump. Estas pesquisas se condujeron en ámbito privado, pero ahora comenzaron las audiencias públicas, televisadas en vivo para todo el mundo.

Se trata de una suerte de juicio parlamentario en el que se determinará si el presidente cometió algún delito grave que amerite pasar a las siguiente fase del impeachment.

El miércoles 13 de noviembre hablaron dos testigos propuestos por los demócratas y esto es lo que dijeron ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

William B. Taylor (Bill Taylor), embajador de Estados Unidos en Ucrania. Habló de una serie de maniobras realizadas por Donald Trump para lograr que el gobierno ucraniano investigase a Biden. Resaltó la involucración directa de Trump para alcanzar ese objetivo.

George Kent, diplomático estadounidense dedicado a asuntos foráneos de su país con Europa y sobre todo con Ucrania. Declaró que Donald Trump quería que el presidente de Ucrania anunciara pública y explícitamente que estaría investigando a políticos demócratas, y quería que Zelenski usara las palabras “Biden” y “Clinton”.

William Taylor (centro), y George Kent (izquierda). (AP Photo/J. Scott Applewhite)

El martes 19 de noviembre hablaron cuatro testigos más (los dos últimos propuestos por los republicanos):

--Coronel Alexander Vindman. Experto en Ucrania en el Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos. Dijo que no podía creer lo que escuchó en la llamada, y que reporteó lo escuchado a un fiscal que se encontraba fuera de horario laboral. Se negó a responder preguntas que podrían llevar a identificar al ‘soplón’ (un agente de Inteligente cuya identidad está protegida y quien llenó quejas penales contra Trump tras escuchar o tener acceso a la llamada entre Trump y Zelenski del 25 de julio. El ‘soplón’ es el origen de este proceso penal).

--Jennifer Williams. Asesora del vicepresidente Mike Pence. Catalogó la llamada del 25 de julio de Trump como “inusual”. Se negó a responder preguntas sobre una llamada de setiembre entre el vicepresidente Pence y el presidente de Ucrania porque es información clasificada. También dijo que el que Estados Unidos congelara ayuda militar a Ucrania, pudo darle ventaja a Rusia (estos dos países están en guerra irregular desde 2014).

--Kurt Volker. Exfuncionario enviado especial a Ucrania. Dijo que no sabía de ningún lazo entre el congelamiento de la ayuda militar de Estados Unidos a Ucrania, y las investigaciones que Trump quería que se hicieran. También llamó estas investigaciones contra Biden “teorías de conspiración”, y dijo que Biden es un “hombre honorable”.

--Tim Morrison. Exoficial del Consejo Nacional de Seguridad de Estados Unidos. Testificó que se sintió incómodo cuando supo del congelamiento de ayuda militar a Ucrania, y lo discutió con John Bolton, asesor de Seguridad de Estados Unidos.

Este miércoles 20 de noviembre testificó un personaje clave para ambos partidos: el embajador Gordon Sondland.

Gordon Sondland, embajador de Estados Unidos en Europa. Foto: CABALLERO-REYNOLDS / AFP

--Gordon Sondland. Embajador de Estados Unidos en Europa. Sondland lanzó dos acusaciones de peso contra Trump: que fue el presidente de Estados Unidos quien ordenó presionar al gobierno de Zelenski para lograr una investigación judicial contra los Biden; y que además sí hubo un ‘quid pro quo’ (propuesta de intercambio) durante esas maniobras con los ucranianos. Según Sondland, Trump habría ofrecido a su homólogo de Kiev una invitación a la Casa Blanca y la liberación de la ayuda militar congelada.

Ojo: las declaraciones de Sondland son algo raras, pues él llegó al cargo de embajador de Estados Unidos en Europa con limitada experiencia en ese campo. Es un empresario amigo de Trump que le donó $1 millón hace unos años.

El famoso quid pro quo

Si seguís la actualidad en los medios de comunicación de Estados Unidos, te habrás dado cuenta de que prácticamente todos los días se menciona esta expresión en latín en telediarios y en periódicos.

Sobre todo al comienzo del proceso de impeachment, se habló de un posible abuso de poder de Trump al presuntamente congelar ayudas militares a Ucrania a cambio de que Kiev investigue a Biden. Esto sería prácticamente chantaje, y es una ofensa que sí aplica para un impeachment.

Sin embargo, por falta de pruebas directas, a comienzos de novimebre los demócratas no insistían tanto con el quid pro quo, pero sí con el hecho de que Trump, desde su posición tan poderosa, pidiera a otro gobierno que investigue a un adversario político, anteponiendo intereses personales. No obstante, dadas las acusaciones de Gordon Sondland, es más que probable que el discurso regrese al quid pro quo (una cosa por otra).

Los republicanos, del partido de Trump, apoyan a su presidente y sostienen por ahora que las evidencias no son tan fuertes para llegar a un posible impeachment.

Donald Trump de perfil con un fondo negro. (Photo by Brendan Smialowski / AFP)
Qué es un impeachment y cómo funciona

Un impeachment es un proceso político de destitución del presidente que únicamente se ha llevado a cabo tres veces en la larga historia democrática de Estados Unidos: en 1868 (Andrew Johnson), 1998 (Bill Clinton) y 2019 (Donald Trump).

Tanto en 1868 como en 1998 los procesos fueron aprobados por la Cámara de Representantes, pero fueron rechazados por el Senado.

En 1974, el presidente Richard Nixon renunció antes de que comenzara su proceso de impeachment. Es el único mandatario estadounidense que ha dimitido a su cargo.

Trump puede estar medianamente confiado en que el Senado, de mayoría republicana (su mismo partido), rechace su destitución.

El proceso va en tres partes:

1) La Cámara de Representantes investiga las acusaciones contra Trump con miras a un posible impeachment. El proceso puede terminar aquí o puede continuar, dependiendo de lo que encuentren. Seis comités legislativos conducen las investigaciones. Hay pesquisas privadas y públicas. Aquí es donde estamos ahora y el proceso puede tardar varias semanas más.

2) Si encuentran que es necesario destituir al presidente, se recurre a una votación. Si en la votación de 435 representantes, 218 votan a favor del proceso (mayoría simple), se declara a Trump imputado o impeached.

3) El proceso pasa entonces al Senado, encargado de juzgar al imputado. La condena eventual de una destitución de Trump, tras escuchar a las partes implicadas, necesitaría dos tercios de los votos: 67 de 100 senadores. Si estos no se cumplen, el presidente continúa en su cargo. Si los votos a favor del impeachment llegan a 67, Trump sale de la Casa Blanca y el vicepresidente (Mike Pence) toma su lugar hasta enero de 2021.

En 2019 la Cámara de Representantes se divide así:

235 representantes demócratas

199 representantes republicanos

1 representante independiente

Y el Senado así:

53 senadores republicanos

45 senadores demócratas

2 senadores independientes

Y yap. Estás actualizada(o). A medida que salgan nuevos capítulos iremos actualizando este Explicador, así que guardá el link a mano ;)