El Explicador

¿Se vacunó con Johnson & Johnson? Tiene que leer esto

La vacuna anti covid-19 de Johnson & Johnson podría provocar un síndrome neurológico muy raro. A pesar de esto, parece ser una de las mejores vacunas contra la variante Delta.

Aunque no se habló demasiado en los medios, las vacunas contra la covid-19 de Pfizer y de Moderna están asociadas con casos raros de miocarditis (inflamación del corazón). De la que sí se habló mucho fue la de AstraZeneca, y de su ligamen con casos raros de formación de coágulos de sangre.

Pues bien, la más reciente vacuna que ha sido puesta bajo la lupa sobre posibles efectos secundarios adversos, es la de una sola dosis de Johnson & Johnson.

El pasado lunes 12 de julio, la agencia que regula los medicamentos en Estados Unidos (FDA) informó que la vacuna de Janssen, la división belga de Johnson & Johnson a cargo de la vacuna contra el coronavirus, “podría aumentar el riesgo” de contraer el síndrome de Guillain-Barré (GBS).

Esta información ha sido muy consultada en Costa Rica, porque miles de personas han viajado a Estados Unidos en busca de este medicamento por su practicidad: una sola inyección en el músculo superior del brazo. De hecho, yo mismo me la apliqué en mayo, y sobre mi experiencia escribí este Expli: ¿Cómo funciona la vacuna de Johnson & Johnson de una sola dosis?

Ojo: el síndrome Guillain-Barré (GBS) es un trastorno neurológico en el que el sistema inmune del cuerpo daña las células nerviosas, lo cual provoca una debilidad muscular. En algunos casos puede ser grave, y puede llegar a producir parálisis e incluso la muerte. Pero es un síndrome raro, tiene tratamiento, y muchas personas se recuperan de este mal de salud.

¿Entonces es cierto que la vacuna Johnson & Johnson da el síndrome de Guillain-Barré?

Ño. Es decir, puede ser que haya un 0,00000769% de probabilidades de que la vacuna de Janssen ocasione el síndrome, si tomamos en cuenta la información divulgada por la FDA:

De 13 millones de personas vacunadas con el medicamento, se han detectado 100 casos que podrían --o no-- estar ligados con la vacuna. Esto porque se trata de personas que fueron inoculadas con ese medicamento, y desarrollaron la mayoría de las veces el síndrome a las dos semanas después de recibir la vacuna, según los reportes.

En EE.UU., según datos oficiales, entre 3.000 y 6.000 personas desarrollan el GBS cada año. O sea que este centenar de personas también podría estar dentro de una estadística común nacional.

“Hay que seguir estudiando, pero hay una máxima que dice: concurrencia no implica necesariamente causalidad. El que dos eventos sucedan en una ventana de tiempo cercana no significa que un evento esté generando el otro”, valora Olga Arguedas, inmunóloga pediatra y directora del Hospital Nacional de Niños.

Por su parte, Eugenia Corrales-Aguilar, microbióloga del Centro de Investigación de Enfermedades Tropicales (CIET) de la UCR, doctora en Virología y catedrática universitaria, explica que este síndrome es poco estudiado y puede ser ocasionado por un abanico de infecciones.

“Casi cualquier patógeno puede causar Guillain Barré. Por eso se cree que puede haber algún componente genético en las personas que los hace más propensos a tener este síndrome. Es muy poco estudiado y a veces hasta ni se sabe realmente cuál fue la causa, porque aparece hasta tres o cuatro semanas después de que la persona estuvo enferma. Muchas veces la gente ni siquiera se acuerda que tuvo una diarrea, una infección, una gripe, o en este caso una vacuna”.

Corrales--Aguilar señala que el GBS puede ser ocasionado incluso por diarreas, gripe y resfriado común o bacterias.

“El síndrome de Guillain-Barré produce una respuesta inmune desregulada contra las vainas de mielina en los nervios. Esta mielina es como lo que recubre las células nerviosas. Se ve afectada y los impulsos nerviosos no pasan correctamente. Es un síndrome muy poco estudiado porque es muy poco frecuente. Ha aparecido muchas veces después de infecciones”, explica la viróloga.

¿Qué se le debe decir a las personas que ya se aplicaron la vacuna de Janssen?

Esto dice María Luisa Ávila Agüero, infectóloga pediatra y ministra de Salud entre 2006 y 2011:

“Que la gente no se asuste con los efectos adversos. Mucho más temible es la enfermedad covid-19. Y de cierta manera, el hecho de que se investiguen efectos adversos y se divulgue su hallazgo, significa que se están vigilando. No que se están ocultando, como dicen los antivacunas y los negacionistas. Aquí se siguen procesos muy rigurosos”.

Esto dice Eugenia Corrales-Aguilar, viróloga:

“Aún teniendo ese efecto adverso muy muy muy raro, igual que con los coágulos de AstraZeneca o la miocarditis con Pfizer y Moderna, que no se habló mucho en la prensa pero sí se ha visto que produce… Los beneficios son tantos tantos de estar protegido contra la covid-19, que siempre vale la pena vacunarse. Con los coágulos de AstraZeneca hay 20% más riesgo de tener coágulos vía la enfermedad covid-19, que el 0,004% si usted se pone la vacuna. Probablemente sea la misma historia con las otras vacunas”.

Esto dice Olga Arguedas, inmunóloga:

“El GBS se ha asociado con una infinidad de cosas. Tanto a agentes infecciosos como vacunas. En covid-19 es muy interesante porque se ha asociado tanto con la enfermedad natural (covid-19) como con las vacunas”.

Por ahora, como dijimos antes, las probabilidades según el comunicado de la FDA, es que la vacuna de Janssen tendría un probabilidad del 0,00000769% de provocar GBS. 100 casos en 13 millones de personas.

--Además, como explican las expertas, la vacuna contra la polio, cuando se usaba una de virus atenuado, en algunos casos podía producir polio.

--Algunas personas que se vacunan con el medicamento contra la fiebre amarilla, también pueden desarrollar una enfermedad neurológica.

--El GBS también ha sido relacionado a la vacuna contra la Hepatitis.

Son efectos adversos muy raros, pero que no son nuevos ni para la ciencia ni para las vacunas.

De hecho, a veces las farmacéuticas pueden anotar un máximo de efectos secundarios posibles en sus etiquetas para prever posibles eventos legales futuros. Esto agrega la doctora Corrales-Aguilar:

“Esto de los efectos adversos muy muy muy raros, yo los veo desde un punto de vista tal vez con malicia. Es como para que las farmacéuticas, por si pasa algo, si está puesto en el papel, se protegen de posibles demandas. Pero eso ya es una opinión mía, no basada en la ciencia”.

Una de las mejores vacunas contra la variante Delta

Además, hay un dato de julio muy a favor de la vacuna Janssen o Johnson & Johnson: análisis internacionales demuestran que es muy efectiva contra la variante Delta, que es la que más preocupación ha generado en la Organización Mundial de la Salud (OMS), debido a su alta contagiosidad.

Diferentes estudios realizados en Estados Unidos, Brasil, Sudáfrica y otras regiones, demuestran que la vacuna tiene una eficacia global del 85% contra manifestaciones graves de la covid-19 y hospitalizaciones. Además, los estudios indican que por al menos ocho meses, la respuesta inmune que otorga la vacuna no disminuye. A medida que transcurra más tiempo, se conocerá el dato por 12 meses.

Sobre esta misma línea, un artículo en ABC News del pasado 9 de julio, indicó que la vacuna de Johnson & Johnson es 100% eficaz contra hospitalizaciones y muertes por covid-19 en Estados Unidos.

Estos datos, los globales y los de Estados Unidos, son generados en el momento en que la variante Delta es dominante en varias partes del mundo, incluida norteamérica.

Fabrice Le Lous

Fabrice Le Lous

Periodista francés radicado en Centroamérica. Becario ICFJ. Exeditor en La Prensa (Nicaragua). Autor del blog El Explicador, un nuevo formato para comprender noticias nacionales e internacionales.