Fabrice Le Lous.   19 octubre, 2018

Yo tomo café, vos tomás café, ella toma café, él toma café, nosotros también, ustedes y ellas/ellos también. Por eso, y porque Costa Rica es un país más cafetero que gallopintero (¿será? 🤔), les explicamos el origen de esta bebida, que algunos dicen es la más consumida del mundo (es mentira, es otra, y también te lo revelamos). Bienvenidos ☕

Aprendamos juntos: La palabra café proviene del árabe “qahwa”, que significa “estimulante”. De aquí pasó al turco “kahveh” y de allí al italiano “caffè”. En español la palabra que conocemos y usamos todo el tiempo apareció a comienzos del siglo XVIII.

Cita del día: El antiguo jugador y entrenador de fútbol americano Mike Ditka, dijo una vez: “Coffee is the lifeblood that fuels the dreams of champions”, que al español se traduce: “El café es la sangre vital que alimenta el sueño de los campeones”. Un genio, este Ditka.

¿Cuál es el origen del café?

La leyenda más repetida entre historiadores, artículos sobre el origen del café y libros sobre este preciado líquido es la de Khaldi, el pastor de cabras de Etiopía.

La historia, que parece cuento, narra que en un lejano día de mediados del siglo VIII, en alguna colina de la antigua provincia de Kaffa, en la caliente Etiopía (Cuerno de África), Khaldi pastoreaba su rebaño.

Todo indicaba que el rosado crepúsculo colocaría esa tarde en el estante de las jornadas normales de trabajo, hasta que nuestro personaje observó algo raro: algunas de sus queridas cabras comenzaron a agitarse, a bailotear como revitalizadas.

Anonadado, Khaldi se asomó a lo que estaban comiendo y descubrió que los inocentes animales degustaban unas frutillas rojas de unos arbustos que él desconocía.

De pensamiento empírico, Khaldi decidió probar él mismo la fruta y su sorpresa aumentó: ¡las frutas realmente excitaban! Sin dudarlo un segundo, nuestro héroe llevó el rebaño a su aldea y se precipitó para contarle su experiencia y llevarle un puñado de las semillas rojizas a su maestro espiritual del Islam, en el monasterio.

El religioso desaprobó casi inmediatamente los beneficios de estas pelotitas mágicas y las echó al fuego, regañando a Khaldi. No pudo obrar mejor.

De entre las llamas brotó el aroma más rico y despertador que los hombres habían respirado en años, y la orden para Khaldi fue revelar la ubicación de los arbustos.

No pasó mucho tiempo antes de que el humano domesticara la planta y llegara a disolver el granito en agua caliente, dando origen a la bebida que nos es tan familiar.

La historia es linda y en este Explicador la dramatizamos un poquito para efectos románticos, pero en cuanto al origen del café es la más aceptada por historiadores y por estudios como el de la Fundación de Ciencia y Tecnología y Civilización del Reino Unido o por el libro “El Mundo de la Cafeína: la ciencia y cultura de la droga más popular del mundo”.

La ciencia coincide en todo caso que el café proviene del Cuerno de África y que el primer destino del grano de oro afuera de este continente fue Yemen, al sur de la península arábica (Medio Oriente asiático).

¿Cuándo vino a Costa Rica?

Según el Instituto del Café de Costa Rica, el grano vino al país después de 1720, que es la fecha probable de la introducción del café a América.

Las primeras semillas de la especie Coffea Arábica llegaron a la isla Martinica, en las Antillas, y luego fueron sembradas en la entonces provincia española de Costa Rica, a finales del siglo XVIII, según los expertos del Icafé.

“En esa época, nuestro país tenía una agricultura de subsistencia. La historia costarricense cambió desde 1808: bajo la égida del gobernador Tomás de Acosta empezó a arraigarse en nuestro suelo el cultivo del café, que ha calado muy hondo en el ser y quehacer costarricense”. Amén y amén (ese párrafo es de Icafé.cr).

¿Tenemos el mejor café del mundo?

Icafé dice que sip, pero es difícil asegurarlo, porque además depende del gusto de cada quien. En Internet la lucha es intensa. En un top 10 del sitio especializado Espresso & Coffee Guide, Costa Rica no aparece y sí lo hacen Nicaragua y Guatemala, junto a países africanos y oceánicos (te dijimos que el café fue descubierto en Etiopía, ¿no?). En el portal de Coffee Review, sin embargo, sí aparecen marcas ticas muy bien evaluadas.

En Costa Rica el tipo de grano es de especie 100% arábica, una de las cuatro grandes familias que se han descubierto (son arábica, robusta, libérica y excelsa).

La reina del mundo cafetero es justamente la familia arábica, pues cuatro quintos de la producción mundial de café es de este grano, que tiene un sinfín de variantes (moka, java, kenya aa, tarrazú, peaberry, harrar, kopi luwak, blue mountain, etc.)

Los granos ticos, al igual que los centroamericanos, están muy bien valorados en el mercado internacional. La geografía y el clima que compartimos con Guatemala, Honduras y Nicaragua es más que favorable para el cultivo y producción del café.

¿Es la bebida más consumida del mundo?

Ño. Pero está bien posicionada. Sin contar el agua, National Geographic detalla en una publicación que el cafecito amado es la segunda bebida más consuma del planeta. ¿Adivinás cuál es la primera? Sip: la cerveza.

No, es broma; es el té. Y no debería sorprendernos, pues es muy popular en India y China, que equivalen a la mitad de la población mundial. Además en nuestro hemisferio también bebemos mucho té. El top 7 es este:

  1. Agua
  2. Café
  3. Jugo de naranja
  4. Cerveza
  5. Gaseosas
  6. Vino
Bonus: Tres consejos para tomar mejor café

Comprarlo fresco

El café no es como el vino, que se pone mejor con los años. Lo ideal, según el periódico colombiano El Tiempo, es comprar de a poco, unos 250 gramos a la vez (unas 15 tazas), y degustar siempre tazas de granos recién salidos al mercado. También es importante sellarlo bien, porque cada vez que abrimos la bolsa se escapan aromas.

Limpiar la cafetera

No se puede hacer café nuevo con restos de café viejo. Usar una cafetera sucia da mal sabor al café. Seamos aseados y cuidémonos un poco; lalala.

No recalentarlo pofavooo 🙏

Just don’t. Sabe horrible y afecta tu salud. Si el café se consume varias horas después de su elaboración, el pH disminuye y esto puede tener un efecto adverso en el sistema gastrointestinal, apunta un artículo del periódico El Universal de Colombia. Además, si es recalentado, perderá la mayor parte de sus nutrientes y dejará de ser beneficioso.

También podés ver este video para saber cómo comprar mejor café: Consejos para escoger café

Bonus 2.0: El café es ex-ce-len-te para la salud

El café es tan bueno que reduce la muerte prematura hasta en un 18 por ciento. Lo dice la madre de los estudios de la OMS, que analizó a 520 mil personas a lo largo de 16 años.

“Beber tres cafés o más al día reduce la mortalidad prematura un 18 por ciento en hombres y un 8 por ciento en mujeres”, destaca un artículo del diario español El País sobre el estudio, y reproduce las palabras de uno de los expertos: “Sería prematuro recomendar el consumo de café para reducir la mortalidad o para prevenir enfermedades crónicas. Sin embargo, es evidente que un consumo de café de entre tres y cinco tazas diarias se puede incorporar a una dieta saludable”.

¿Imaginan su vida sin el aroma de café haciéndose que invade la cocina por las mañanas y se adueña de sus sentidos antes de saludar al sol? ¿La imaginan sin la taza humeante de café que acompaña su desayuno y acaricia los primeros saludos del día, de las personas que más aman? Yep. Nosotros tampoco.