Fabrice Le Lous.   7 diciembre, 2019
Los co-works están ganando mucho auge en todo el mundo. Su flexibilidad y sus amenidades atraen sobre todo a profesionales jóvenes y a empresas emergentes. Foto: pxhere.

En Estados Unidos parece tratarse de una vuelta sin retorno: los jóvenes profesionales prefieren los co-work y sus espacios abiertos, dinámicos, multicolores y multiformes para trabajar. El ambiente tradicional de oficina con pocas ventanas y mucha artificial, sin diversidad de espacios para usar y sin colores, va perdiendo terreno. Silicon Valley no es así. Nueva York no es así. Y cada vez menos ciudades quieren ser así.

San José, la GAM y algunas otras ciudades de Costa Rica van incursionando a su ritmo en esta tendencia.

Aquí explicamos cómo funciona este negocio, los aspectos positivos y negativos del mismo, y lo que valoran expertos en bienes raíces al respecto. ¿A vos no te gustaría trabajar en un co-work?

Foto: tomada del Facebook de Coworker, un agregador de co-works de todo el mundo.
Características de los co-work

Los co-work son espacios diseñados para trabajar en el mejor ambiente posible. La empresa que ofrece el co-work alquila sus instalaciones a empresas que necesitan ubicar a su personal en un espacio laboral de primera categoría, pero que prefieren no invertir en comprar o alquilar un piso ni equipos de oficina.

El co-work es un todo-en-uno por el que se paga un precio. El servicio puede alquilarse por horas, por días, por semanas y meses. Es más que ir a un Starbucks a trabajar, pero es menos que ir a una típica oficina con aburridos cubículos para computadoras, muchas divisiones y pocas ventanas.

La empresa que provee el co-work ofrece diferentes paquetes, según necesiten los interesados. Lo que siempre habrá es internet rápido, café fresco, instalaciones bien cuidadas y limpias, con baños inmaculados (bueno, tampoco así, pero más que decentes). Lo que puede haber además, dependiendo del precio, son salas de reuniones amplias, sillones, terrazas, salones, espacios para trabajar en silencio, escritorios aislados, you name it.

Nacieron como solución para empresas emergentes que no tienen presupuesto para construir edificios propios para alquilar uno, pero poco a poco se han establecido como una alternativa a eso. ¿Para qué invertir tanto en un espacio físico si puedo tener lo que necesito pagando una cuota mensual?

Expertos en Bienes Raíces de la firma Newmark Knight Frank (NKF Centroamérica) consideran que esta modalidad no es una amenaza, por ahora, para el negocio inmobiliario de oficinas.

“Los espacios de coworking son simplemente una herramienta más para apoyar el crecimiento de las empresas, pero no son una solución única para las necesidades inmobiliarias de las empresas”, valora Frank Quirós, director asociado de NKF.

Los co-work promueven el trabajo colaborativo y más flexible que en oficinas tradicionales. Foto: pxhere.com
Estas son las ventajas y desventajas de los co-work:

Lo bueno

--La naturaleza del lugar

Seamos claros: la idea de los co-work es una gran idea. El teletrabajo es excelente una o dos veces por semana, pero estando en casa es fácil distraerse con alguna película, el perro, ordenar el clóset o un videojuego…

Los co-work pueden ubicarse en un lugar entre estar en casa y estar en la oficina. El ambiente suele ser jovial, no tan estresante como pisos de producción tradicionales. Pero sí se siente la estructura de una rutina: ir a un lugar específico con la idea de trabajar. Y compartir con cientos de personas con el mismo mindset.

--Ambiente y cafeína

Esto es lo mejor de los co-works. Es lo que los vuelve cool y lo que los tiene a la moda. Alguilar un piso en un edificio para oficinas requiere que una empresa compra el equipo de oficina, las computadoras, el internet, la limpieza, y todo lo necesario para que una oficina funcione. Los co-work tienen todo esto por único precio mensual (ojos: no todos cuentan con computadoras, pero sí con todo lo demás).

En un co-work hay impresoras, escáners, WiFi local de alta velocidad, salones de mítines, cocinas, salones para descansar, espacios al aire libre, diversidad de lugares para trabajar e inspirarse, y café. Mucho café humeante y delicioso (por cierto, ¿sabías que el café se descubrió en Etiopía? Aquí te explicamos todo sobre el café y te damos consejos para tomarlo deli). Además, la empresa que contrata un co-work no tiene que preocuparse por contratar personal de limpieza y mantenimiento. Todo viene incluido en la tarifa mensual para usar el lugar.

--Inspiración y buen ánimo

Un co-work puede revitalizar las ganas de trabajar de las personas que convergen en ese lugar. La revista de negocios de Nueva York Inc. valora que la cultura de estar en equipos, y el sentido de ayudar a otros cobran mayor relevancia cuando las personas están a gusto con el espacio que los rodea. Los co-work, en ese sentido, pueden incluso mejorar el desempeño de quienes lo utilizan.

Además, los co-work reúnen a talentos de diversos lados que tienen la posibilidad de conocerse e interactuar. Son un lugar ideal para hacer contactos, generar iniciativas y crear productos o negocios nuevos.

Foto: tomada del Facebook de Coworker, un agregador de co-works de todo el mundo.

Lo malo

--Falta de privacidad

Hay que comprender que estos espacios están totalmente optimizados en la relación costo-beneficio. Sí son modernos y están bien cuidados, pero su inspiración estilo Sillicon Valley suele traducirse a amplias zonas comunes con muuuchas paredes de vidrio, transparentes, o sin divisiones.

El ambiente típico en un co-work es dinámico, sociable y ruidoso. No hay tanto lugar para la privacidad ni para quienes necesitan silencio para desempeñar mejor sus labores (por ejemplo si el trabajo consiste en hacer muchas llamadas por día). Sí suele haber espacios más retirados y callados, pero suelen ser muy cotizados y hay que madrugar para encontrar campo. También son más caros para la empresa que alquila el co-work.

--Competencia cercana

Los co-work tienen espacios comunes (como la Sala Común de Gryffindor en Harry Potter :p) donde convergen empleados de todas las empresas que alquilan un espacio en el edificio. En estas salas comunes se puede trabajar y se puede compartir con quien sea. La revista de negocios neoyorquina Inc. considera que esto puede ser perjudicial, porque a veces empleados de empresas competidoras se toparán varias veces al día. Esto puede generar roces pero también puede engendrar colaboraciones. En todo caso, puede ser una desventaja en países como Estados Unidos, donde los co-work están por todos lados y son muy usados por empresas. En Costa Rica faltan unos años para que esto sea un ‘problema’.

--Horas laborales

Por los general, los co-work no son flexibles en cuanto a horas laborales. En Estados Unidos, lo normal es que abran sus puertas de 8:00 am a 5:00 pm o de 9 a 6. Esto significa que si son las 5:55 pm, y un equipo está inspiradísimo con un trabajo que le está saliendo excelente, esa inspiración solo tendrá 5 minutos más de tiempo disponible en las instalaciones del co-work. Esto puede perjudicar a empresas relacionadas con creatividad y desarrollo de productos/iniciativas.

Para los especialisas e NKF Centroamérica, Catalina Víquez y Frank Quirós, las más grandes ventajas de los co-work es que se evita la tramitología de remodelar o construir oficinas; se gana inmediatez por lo rápido y sencillo que es comenzar a trabajar en estos espacios; y la consolidación de costos fijos en una misma estructura. Por su parte, las desventajas que ellos consideran son: la falta de privacidad y ruido; la ausencia de cultura empresarial; la seguridad de la información y confidencialidad (redes WiFi a las que pueden acceder terceros con intenciones nefastas).

Los usuarios de los co-work pueden trabajar en escritorios comunes, cubículos privados, bancas al aire libre y hasta en confortables sillones puff para relajarse. Foto: pxhere.
Co-works en Costa Rica

En Costa Rica hay varias opciones de co-works de todos los tamaños y en diversos puntos.

--Creasala Coworking Cafe (Barrio Escalante, San José)

--Gracias Cowork (Barrio Escalante, San José)

--Colabora (Barrio Dent, San Pedro)

--Impact Hub San Jose (Los Yoses, San Pedro)

--Selina Cowork (San Jose, La Fortuna, Jacó, Manuel Antonio, Monteverde, Nosara, Puerto Viejo, Santa Teresa, Tamarindo)

--ShareFlex San Jose (agregador de co-works; aquí podés verlos todos y escoger el que de Costa Rica que más te guste)

--The Train Biz (Curridabat y Santa Ana)

--We Work (Plaza Real Cariari, Heredia -- planea inaugurar operaciones a comienzos de 2020)

Los precios de estos co-work van desde $2 la hora por un espacio en una mesa común o en un escritorio personal, hasta $8 por hora en un espacio más pequeño. También hay ofertas por día, que van desde los $15 a los $30. Para reservar salas de reuniones o talleres por un día, los precios oscilan entre $30 y $45. Las cuotas mensuales pueden ir desde $450 hasta $8.000 (para 50 personas).

Catalina Víquez, directora de mercadeo de NKF Centroamérica, agrega que los co-work sí le restan presencia al concepto de oficinas tradicionales, pero no cree que debamos entenderlo como una amenaza. “Estos espacios aún representan una porción moderada del mercado inmobiliario de oficinas. A pesar de que va en aumento, está lejos de llegar a los niveles de ocupación tradicionales”, dice Víquez.

Según la publicación de negocios BisNow, los co-work no están destruyendo la industria tradicional inmobiliaria de oficinas, sino que la está transformando. Las empresas prefieren rentar espacios más flexibles. No por un año sino por unas semanas o por unos meses, y las compañías que alquilan pisos van anotando estas tendencias y se van adecuando en las grandes ciudades.

Colliers Internacional (análisis de bienes raíces) notó un crecimiento de solicitudes de espacios laborales más flexibles y por debajo de los $5.000 dólares al mes en Londres --capital europea de negocios-- del 19% en 2015, 12% en 2016 y 20% en 2017.

El ‘Uber de las oficinas’ llegó para quedarse.

Los co-work son caracterizados por amplios espacios comunes donde convergen veintenas de profesionales. Foto: pxhere.