Euro 2020: ¿Quitar gaseosas y cervezas de patrocinadores es el inicio de algo más grande?

Durante la actual Eurocopa, cinco jugadores han tenido episodios apartando botellas de patrocinadores durante ruedas de prensa o bromeando al respecto. La UEFA no descarta penalizar económicamente a las selecciones nacionales por los mensajes saludables de sus estrellas.

Esto es lo que ha pasado, cronológicamente:

Lunes 14 de junio:

--En una conferencia de prensa previa al partido de Portugal, Cristiano Ronaldo, capitán de su selección y quizás la más grande figura del fútbol en Europa, retiró dos botellas de Coca-Cola que estaban al frente suyo, dispuestas estratégicamente para las cámaras, y alentó a las personas a tomar agua, mostrando otra botella que, dicho sea de paso, también es un producto de la empresa Coca-Cola.

--“Agua”, pronunció escuetamente Ronaldo al levantar la botella con el líquido transparente. Y después inició la conferencia de prensa obligatoria.

--No es la primera vez que Ronaldo rechaza una gaseosa. En 2017, durante una audiencia en un juicio por presunta evasión fiscal, en España, el futbolista también rechazó una Coca-Cola y pidió “agüita”. “Yo no bebo Coca-Cola”, dijo a una funcionaria que se la había ofrecido.

--Ronaldo es un deportista que suele promover una vida sana, sin comidas que afecten negativamente su rendimiento deportivo. Y es igual de estricto con sus hijos, al parecer. En un video de Instagram, una vez, se conoció que sus hijos tienen prohibido el chocolate.

Martes 15 de junio:

--Tras ser elegido como Hombre del Partido después ganar 1-0 contra Alemania, el jugador francés Paul Pogba atendió una conferencia de prensa obligatoria y retiró una botella de Heineken que estaba entre él y las cámaras. (El premio de cada partido al jugador más valioso del encuentro se llama “Heineken Man of the Match”).

--Pogba es musulmán practicante y no bebe alcohol. Es incierto si lo sabía o no, pero la botella que retiró, que es la que Heineken promociona en esta Euro, es una versión de la cerveza sin alcohol, llamada “Heineken 0,0”.

--El francés corrió la botella, pero no se refirió al tema ni pronunció una palabra al hacerlo.

Miércoles 17 de junio:

--El mediocampista italiano Manuel Locatelli, tras el partido disputado contra Suiza, donde anotó dos goles, también movió de lugar dos botellas de Coca-Cola y puso frente a él una botella de agua para las cámaras.

--El escocés John McGinn bromeó con la “moda de las botellas”. Atendió la rueda de prensa obligatoria, y como no vio botellas al frente suyo, dijo, riéndose: “¿No hay Coca?”

--El ucraniano Andriy Yarmolenko hizo reír a los periodistas al pedirle a las marcas que más bien lo busquen para hacer anuncios. Tras su partido contra Macedonia del Norte. Contrariamente a Locatelli, Pogba y Ronaldo, Yarmolenko puso todas las botellas bien al frente suyo, juntas, y dijo: “¿Puedo hacer algo? Vi que Ronaldo lo hizo. Tengo ganas de mover las botellas estas (de Coca) de aquí, y la cerveza aquí. Coca-Cola y Heineken, ¡llámenme!”

--El entrenador de Bélgica, Roberto Marítnez, durante la conferencia de prensa postpartido, tocó una botella de gaseosa y dijo: “Los Diablos Rojos aman Coca-Cola”. (La compañía de bebidas es patrocinadora de la federación belga de fútbol).

Ojo: Antes de atender una conferencia, a los jugadores les ofrecen alguna de tres bebidas de Coca-Cola: una botella del producto original, una botella del producto sin azúcar y una botella de agua de la embotelladora. “Todos tienen derecho a sus preferencias de bebida”, dijo un portavoz de la UEFA.

¿Qué ha dicho la UEFA? ¿Habrá sanciones?

La cerveza Heineken y la gaseosa Coca-Cola son dos de los 12 patrocinadores principales de la Eurocopa 2020, que se disputa entre el 11 de junio y 11 de julio de 2021 por la pandemia.

Contando a los diferentes patrocinadores de la Euro y a todos los demás ingresos, la UEFA prevé recaudar un total de $2.400 millones solo durante el torneo. Gran parte de este dinero se reparte luego en las federaciones de los 24 equipos que disputan el certamen, y también se distribuye en programas que ayudan a otras naciones, según ha explicado la misma confederación europea de balompié.

No se sabe exactamente cuánto paga cada compañía o marca para ser uno de los patrocinadores de la Euro, pero se sabe que en 2016, en el pasado torneo, la UEFA obtuvo $576 millones únicamente por patrocinios.

Por lo pronto, la UEFA ha dicho que no sancionará individualmente a los futbolistas. Pero no descarta analizar lo sucedido para sancionar a las federaciones de los jugadores a posteriori.

Esto dijo en un comunicado oficial Martin Kallen, director del torneo de la UEFA:

“La UEFA se ha comunicado con los equipos sobre este asunto (de las botellas). Es importante, porque el dinero de los patrocinadores es vital para el torneo y para el fútbol europeo”.

“No vamos a imponer sanciones a jugadores directamente desde la UEFA. Lo que hacemos siempre se hace desde las asociaciones nacionales que nos integran”.

Sobre el caso de Paul Pogba, Kallen se refirió por aparte:

Dijo que las reglas del torneo requieren el cumplimiento de las promesas de la UEFA a los patrocinadores, y la presencia de botellas de los productos es una de las promesas. Sin embargo, los jugadores con objeciones religiosas “no tienen que tener una botella allí al frente suyo”. Los directores de medios de cada uno de los 11 estadios de la Euro deberían ayudar a retirar las botellas de cerveza antes de la llegada de un jugador de fe musulmana, indicó el oficial.

Otro portavoz de la UEFA dijo al periódico francés Le Parisien que “los patrocinadores de la Euro hacen parte integrante del desarrollo del fútbol de jóvenes y de mujeres en toda Europa”.

Más allá del disgusto que acciones como las de Ronaldo o Pogba puedan generarle a patrocinadores que dan unos $40 millones (estimación) a la UEFA por torneo, a nivel mundial el tema ha sido acogido con curiosidad y sentido del humor.

Se trata de imágenes poco comunes, pero realmente también se trata de mensajes relacionados con la higiene de vida de los deportistas.

Caroline Cerney, portavoz de una coalición británica contra la obesidad llamada Obesity Health Alliance, se refirió al tema para un artículo del diario inglés The Telegraph:

“Las marcas de comida chatarra pagan millones para patrocinar eventos deportivos de alto perfil como las Euros, para mantener sus productos poco saludables en el centro de atención y crear un ‘efecto halo’ al asociarlos con el deporte. Es genial ver a un modelo a seguir como Cristiano Ronaldo rechazar la Coca-Cola por agua, dando un ejemplo positivo a los fanáticos jóvenes y mostrando su desdén por un cínico intento de marketing de vincularlo con una bebida azucarada”.

A partir de aquí, no es de descartar la idea de que más jugadores se sumen a esta “moda”, o que otras entidades en pro de la salud usen esta iniciativa de las botellas para difundir más mensajes.

Y no es que Ronaldo no sepa sobre la importancia de patrocinios. Según un análisis del medio deportivo Sportico, el portugués embolsó unos $75 millones en 2020 únicamente gracias a vínculos con marcas y empresas que lo patrocinan.

El valor de Coca-Cola en la bolsa de valores cayó unos $4.000 millones tras el gesto de Cristiano Ronaldo. ¿Tuvo que ver una cosa con la otra?

Una vasta mayoría de medios alrededor del mundo publicaron la noticia del bajón y lo vincularon con lo dicho por Ronaldo. Aunque agencias como AP hicieron la salvedad de puntualizar la falta de pruebas para dicha relación.

El periódico de negocios británico, City AM, publicó un artículo negando que el bajonazo de valor de la marca de bebidas estuviera ligado al gesto de Cristiano Ronaldo.

La prueba de que Ronaldo no provocó la caída de las acciones de Coca-Cola proviene de observar más de cerca los datos del mercado de valores, según apunta City AM.

“Las acciones de Coca-Cola, que cotizan en la Bolsa de Valores de Nueva York, ya tenían una caída del 0,9% antes de que comenzara la conferencia de prensa. De hecho, el precio de las acciones subió ligeramente después de que Ronaldo moviera las botellas de Coca-Cola. Volvió a subir el martes y ha caído más desde entonces”.

“Los inversores en Estados Unidos no están condicionados por lo que sucede en una conferencia de prensa antes de un partido de fútbol soccer en Europa”, dijo el especialista en la materia, Tim Crow, al medio Sportico.