Fabrice Le Lous. 3 agosto

Este es un tema que puede ser un poquito complejo, pero es importante e interesante. Vamos por partes, con ayuda de expertos.

Una alerta sindrómica se basa en síndromes. En medicina, un síndrome es el conjunto de síntomas característicos de una enfermedad.

Hay grandes síndromes que abarcan una serie de diferentes enfermedades. Para entender mejor, podemos tomar por ejemplo el síndrome icterohemorrágico, nos explica la pediatra infectóloga María Luisa Ávila-Agüero, exministra de Salud de Costa Rica.

“Con el síndrome icterohemorrágico, la persona se pone amarilla y sangra. Eso lo puede dar la leptospira, la hepatitis, el dengue, la fiebre amarilla. Entonces de cierta manera usted está vigilando un montón de enfermedades dentro de un concepto de un síndrome con los signos y síntomas más importantes”, detalla Ávila-Agüero.

Esto quiere decir que si se identifica que en una zona (distrito o cantón) un cúmulo de casos con el síndrome icterohemorrágico, las autoridades sanitarias toman precauciones y activan protocolos para atender la enfermedad o las enfermedades que podrían experimentar un brote en esa zona. En dado caso, se podría establecer una alerta sanitaria en la zona mencionada.

Si lo relacionamos con la covid-19, la enfermedad transmitida por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, una manera de vigilar o establecer una alerta sindrómica es cuando hay muchos cuadros de infección de vías respiratorias superiores en un mismo lugar (con los conocidos síntomas como son tos, fiebre, pérdida de olfato y gusto, etc.). Esto podría ser ocasionado por una variedad de agentes infecciosos como el virus de la influenza, algunos rinovirus, pero también por el coronavirus de la covid-19, explica la exministra Ávila-Agüero.

Durante una pandemia como la que atravesamos actualmente, la gran mayoría de esfuerzos de las autoridades de Salud están redirigidas a la atención de la covid-19.

El pasado 28 de julio, el presidente de la Comisión Nacional de Emergencias, Alexander Solís, junto al ministro de Salud, Daniel Salas, expusieron los diferentes factores que intervienen para determinar las alertas de riesgo verde, amarilla, naranja y roja.

Estos son los indicadores epidemiológicos que se valoran en el análisis cuantitativo:

--La razón de riesgo cantonal por tasa de ataque (por semana epidemiológica): cantidad de casos nuevos con respecto a la cantidad de población de un cantón, dividida entre la cantidad de casos nuevos a nivel nacional entre la población nacional. Este cálculo equivale a un 66%.

--Pendiente y coeficiente de variación (últimas tres semanas epidemiológicas): aumento o disminución semanal de los casos activos de cada cantón. Este cálculo equivale a un 33%.

(Ya los desmenuzamos más adelante)

Y así se describen las alertas por colores:

Alerta verde: nivel información

--No hay casos pero países con conectividad directa con Costa Rica tienen casos

Alerta amarilla: nivel de riesgo moderado

--Incremento de casos

--Ocupación hospitalaria media

--Control sobre los casos aceptable (nexo y aislamiento)

Alerta naranja: nivel de riesgo alto

--Incremento acelerado de casos y ocupación hospitalaria

--Ocupación hospitalaria alta

--Bajo control sobre los casos (nexo y aislamiento)

Aleja roja: nivel de riesgo extremo

--Ocupación hospitalaria extrema

La Organización Mundial de la Salud (OMS) describe de la siguiente manera la Vigilancia Sindrómica:

“Vigilancia sindrómica: método de vigilancia que usa datos relacionados con la salud, basada en observaciones clínicas más que en la confirmación del diagnóstico de laboratorio. La vigilancia sindrómica se usa para detectar brotes antes de lo que sería posible con métodos basados en el diagnóstico confirmado por el laboratorio. Las definiciones de caso usadas para vigilancia sindrómica se basan en signos y síntomas clínicos, en lugar de criterios específicos de laboratorio para la confirmación del agente causal”.

¿Cómo se determina si un cantón tiene alerta amarilla o naranja?

Actualmente (3 de agosto 2020), en el país solo hay alertas amarillas y naranjas por la covid-19. Y también hay cantones con alertas amarillas y alertas tempranas; cantones susceptibles a entrar en alerta naranja.

(Usualmente hay alertas como estas para otras enfermedades como el dengue. De hecho, esta enfermedad en 2020 también ha presentado muchos casos. Eso sí: las otras enfermedades no se manejan como la covid-19 ni son tan contagiosas).

Salud no toma la decisión de cuáles cantones tienen una alerta u otra de forma arbitraria, sino que se hace de forma matemática y científica. Y tampoco es únicamente por la cantidad total de casos que aparecen cada día. Hay una complejidad epidemiológica que tiene que ver con cómo se comporta la tendencia de los casos, la variación de los mismos, y también un valor que se llama ‘tasa de ataque’.

La siguiente explicación la dio el ministro Daniel Salas a finales de julio:

--Se calcula la tasa de ataque: qué tanto el virus está infectando a la población de un cantón.

--Se calcula la razón de riesgo de la tasa de ataque, porque los cantones tienen poblaciones diferentes entre sí y se necesita relacionar la realidad del cantón con la realidad del país.

--Por ejemplo: digamos que en un cantón hay 10 personas. En el cantón que tiene población de 10 personas se infectan 3: hay una tasa de ataque del 30%.

En otro cantón viven 10 personas pero hay 7 infectados: la tasa de ataque del virus es del 70%.

--A nivel nacional, supongamos que viven 1.000 personas y hay 200 infectados: la tasa de ataque nacional es del 20%.

--Las autoridades de Salud dividen la tasa de ataque del cantón por la tasa de ataque a nivel nacional:

Primer caso: 30 / 20 = 1,5. El primer cantón tiene una razón de riesgo de 1,5.

Segundo caso: 70 / 20 = 3,5. El segundo cantón tiene una razón de riesgo de 3,5.

--Esa razón de riesgo permite comprender cómo se comportan todos los cantones de forma más homogénea con respecto al nivel nacional. Y también da una idea de qué tanto hay un riesgo incrementado en un cantón o no.

Si la razón de riesgo de la tasa de ataque es menor a 2, se considera un riesgo no tan alto.

Si la razón de riesgo de la tasa de ataque es mayor a 2, se considera un riesgo alto.

--Al final, esa razón de riesgo, que es esa comparación de cómo se comporta el virus en el ataque a la población de un cantón específico, junto con otros parámetros como el coeficiente de variación (cómo están variando los casos de una semana a la otra), y también el hecho de qué tanto esa pendiente en la tendencia de los casos es muy empinada, es lo que indica a las autoridades cómo está un cantón y qué tipo de alerta debe tener.

“Hay una complejidad en la determinación de una alerta amarilla o una alerta naranja. Y nosotros también complementamos con lo que es la alerta sindrómica. Que eso es por ejemplo que en Tibás o Goicoechea, hay muchas personas que están manifestando tos y fiebre. No necesariamente han dado positivo por covid-19, pero hay un incremento importante. Y esto también se toma en cuenta, porque eso ya nos dice incluso de manera predictiva que ahí se va a complicar o habrá un riesgo incrementado”, explicó el ministro de Salud a finales de julio.

Sumado a eso también se toma la tasa de contagio (R), que explica cuántas personas se están contagiando por cada persona infectada, y la ocupación hospitalaria.

Todos estos parámetros han sido definidos estadísticamente desde el punto de vista epidemiológico para poder construir la escala de alertas.

“No es tan fácil como decir: ‘yo tengo tres personas con covid-19 en mi cantón, entonces tengo alerta amarilla’”, ha subrayado Daniel Salas.