El bloguero de la pista. 6 marzo

Cuando la espina del ciclismo comienza a punzar se abre un camino lleno de incógnitas y una de las primeras que suele aparecer es cuál bicicleta debo utilizar: de ruta o de montaña.

Pero, ¿en qué se diferencia una de otra? La de ruta se utiliza para ejercitarse en asfalto, son más livianas, su marco puede ser de carbono, aluminio o titanio, su mantenimiento es más económico y sus llantas son tubulares.

En el caso de las bicicletas de montaña son ideales para quienes están empezando en la disciplina, pues son versátiles, funcionan para trabajar más la potencia (con elevaciones más pronunciadas), se practica en zonas menos peligrosas pues, por lo general, se acude a parques o caminos rurales y principalmente se practica en grupo.

Cada una tiene su manera de ser mejor utilizada y cada persona tendrá más afinidad con una o la otra, o ambas. Sin embargo, aquí en Parque Viva podés entrenar con ambos tipos de bicicletas.

Una vez que elija con cuál es la que quiere entrenar, seleccione un bike fit, donde se pueda determinar de manera precisa la posición en la que debe estar tu cuerpo en la bicicleta. Esto le va garantizar estar cómodo por más tiempo y podrá enfocarte en su rendimiento en vez de distraer su mente por la posición incómoda del cuerpo en la bicicleta.

Luego tendrá que pensar en su gear (vestimenta), cuál tipo de traje usar, el correcto pad de la licra del uniforme de ciclismo, los guantes, los zapatos de clip y, por supuesto, el casco.

Luego, solo queda organizar su rutina y venirse a Parque Viva para #entrenarseguro.

Un invento bicentenario

Este medio de transporte lo creó, en 1817, el inventor alemán Karl Drais, quien al inicio propuso que esta se impulsara apoyando los pies alternativamente sobre el suelo y luego le agregó los pedales.

De igual manera se datan noticias sobre una bicicleta en algunas obras de Leonardo da Vinci desde 1490.

Los primeros datos de la historia de la bicicleta se comenzaron a escribir en 1818.
Los primeros datos de la historia de la bicicleta se comenzaron a escribir en 1818.

Entre 1960 y 1970 aparecieron las bicicletas de ruta y de montaña como las conocemos actualmente.

Hoy se estima que hay más de mil millones de bicicletas en el mundo, utilizadas como medio de transporte o vehículo de ocio.