David Goldberg. 8 noviembre

¿Ser nacionalista o ser objetivo? Creo que esa es la interrogante principal para analizar, desde nuestras fronteras, lo que vive Keylor Navas en el Real Madrid.

Desde hace cuatro años se han invertido miles de líneas en el portero costarricense, indiscutiblemente el futbolista más exitoso en la historia del país. Pues aquí van unas cuantas más, porque es imposible dejar pasar la daga fatal que recibió en el último partido de Champions.

Como ticos, sin duda, es un insulto que nuestro trapito de domingo se vea ninguneado y relegado al banquillo. ¿Cómo no? Si es el nombre que nos puso en el mapa futbolístico de muchos que seguro creían que éramos una isla.

Keylor Navas (izq.) entrenó con sus compañeros del Real Madrid, previo al duelo ante el Viktoria Plzen de República Checa, en el cual fue al banquillo. A su derecha, el meta titular Thibaut Courtois. Fotografía: AFP
Keylor Navas (izq.) entrenó con sus compañeros del Real Madrid, previo al duelo ante el Viktoria Plzen de República Checa, en el cual fue al banquillo. A su derecha, el meta titular Thibaut Courtois. Fotografía: AFP

Pero podría apostar que en otras latitudes, el debate no es tan efervescente. Eso si es que llega a existir debate, siquiera.

Desde la perspectiva de un simple aficionado, sin banderas en el pecho, creo que en este momento, en noviembre del 2018, el belga Thibaut Courtois es mejor portero y ya. No veo la teoría conspirativa por ningún lado. No creo que haya que procesar demasiadas cosas, aparte de la posibilidad de que Carlos Alvarado me declare antipatriota y finalmente reciba apoyo generalizado para una de sus acciones políticas. Pero “sorry”. Y también creo que la dolarización debe valorarse...

En fin, ¿que el Madrid debe ser agradecido y mantener al portero con el que ganó tres Ligas de Campeones? Moralmente tal vez debería, pero hace rato debimos digerir que el fútbol a esos niveles es un enorme negocio en el que no existen los saldos acumulados. Courtois es más joven y con más valor en el mercado. Y tampoco es Bocha, de Cebollitas. Es un crack, uno que, tras de todo lo anterior, tiene la bendición del presidente del equipo.

El guardameta belga Thibaut Courtois tiene 26 años y mide 1.99 metros de estatura. Fue considerado el mejor portero del Mundial Rusia 2018. AFP
El guardameta belga Thibaut Courtois tiene 26 años y mide 1.99 metros de estatura. Fue considerado el mejor portero del Mundial Rusia 2018. AFP

Con ese panorama, más bien hay que agradecer que la narrativa romántica del humilde, sacrificado y luchador hombre que vence todos los obstáculos duró demasiado.

Navas ya lo logró todo en el Madrid. No tiene nada de qué avergonzarse, si decide decir adiós. Y tampoco es Bocha, de Cebollitas. Es un crack, por lo que no irá a caer en el Goldberg FC.

Una relación, cualquiera que sea, deja de funcionar cuando las partes dejan de crecer en conjunto. En este escenario, el club siguió su camino y nuestro compatriota está estancándose, aunque en su cabeza solo diga que eso lo hace más fuerte. Y tal v

ez sea verdad, pero ya es millonario y tiene 32 años. ¿Por qué no disfrutar lo que le quede en el fútbol sin pasar por esta angustia y rabia partido a partido?

Una mudanza a Italia o Inglaterra no le cae mal a nadie...

Desde la Grada: Keylor Navas y el Real Madrid