Por: Jairo Villegas S..   10 marzo
Ver más!

Faltaban pocos días para comenzar mi aventura por 17 países de Europa, en mayo del año anterior, cuando recibí una notificación que me puso a correr: Airbnb me comunicó que el anfitrión canceló la reservación que hice para mí y mi primo, Elías Ramírez Segura, en París, donde coincidimos del 13 al 16 de mayo del año anterior.

De inmediato tuve que correr y recurrí a Booking, que entre la oferta tenía un hostal “nuevo” llamado Innparis.

Aunque no estaba en el centro, lo vi conveniente por varias razones: precio, ubicación frente a una estación de metro y quedar en una zona residencial. Tampoco tenía mucho tiempo para buscar más opciones.

El pago fue por adelantado, pues el hostal no acepta cancelar en el sitio, y al llegar a París comprendí por qué. ¡Es el peor lugar en que me he hospedado en los 41 países que he visitado!

El hospedaje está en un edificio de apartamentos, no tiene rótulos, sino que se debe tocar un timbre para que abran la primera de siete puertas para ingresar a la habitación.

El ascensor llega hasta el piso 32, y a partir de ahí hay que subir un piso más por una grada de caracol, abriendo y cerrando puertas similares a las de las bodegas.

El olor del edificio era insoportable, como a condimentos muy fuertes. La habitación estaba libre de ese mal aroma, y era parte de un apartamento, con baño compartido, al igual que una salita.

Estuve en París, Francia, en mayo del 2017.

Optamos por quedarnos porque el pago lo hicimos por adelantado, y no es tan fácil salir a buscar otro sitio para hospedarse en París.

Lo confieso, pasamos los tres días sin bañarnos; ¡lo hicimos por amor a nuestra salud! El baño tenía unos trapos sucios, un olor horrible y poco aseo.

En aquel momento, este establecimiento no tenía puntuación, pero ahora la calificación en Booking es de 4.2, cuando el máximo es 10, lo que se traduce en un fuerte grito de ‘no se quede ahí’.

Algunos comentarios en Booking de quienes se han hospedado ahí son los siguientes:

Aldo titula “Miedo” y dice: “Es un departamento en un edificio, no está preparado para hospedar gente, no hay cartel que identifique al lugar, baños sucios”.

Lucía escribió: “El lugar es muuuuuuuuy sucio, estuve tres días y no limpiaron ni una sola vez, la cocina estaba llena de cucarachas”.

Mónica publicó bajo el título “Terrorífico”: Todo un desastre. Duchas imposibles de usar por espacio y condiciones higiénicas. Sabanas sucias. Habitación de cuatro metros cuadrados para cinco personas. Personal que dice no entender cuando se reclama. Lugar en obras, golpes de paredes a las 7 a. m. Recepción similar a un trastero. Booking tendría que eliminar este lugar”.