Por: Jairo Villegas S..   13 marzo

El tico Jason Medina Gutiérrez y su familia en Estonia

Cuando una familia en Estonia tiene un hijo, el Estado le da 500 euros (¢363.000) y el gobierno de la ciudad donde vive otro monto igual, es decir, un total de ¢726.000.

La ayuda económica no acaba ahí. Cada mes, el gobierno deposita 75 euros (¢54.450) en una cuenta a nombre del menor, aporte que deja de dar cuando cumpla 18 años, momento en que tendrá disponibles casi ¢12 millones más intereses.

El costarricense Jason Medina Gutiérrez, con su esposa Elsi y sus hijas Maya Lorena y Mía Melanie (al centro a la derecha). Ellos viven en Estonia.
El costarricense Jason Medina Gutiérrez, con su esposa Elsi y sus hijas Maya Lorena y Mía Melanie (al centro a la derecha). Ellos viven en Estonia.

Eso no es todo. Quienes tengan tres hijos reciben otros 500 euros mensuales como ayuda para la manutención de los pequeños, hasta que alguno de ellos cumpla 18 años; si tienen cuatro retoños, el monto económico sube a 600 euros (¢435.600).

Este país fue parte de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviética, y obtuvo su independencia en 1991. A partir de ese momento, dio prioridad a diversas políticas que para los ticos parecen imposibles de disfrutar.

“Estonia no solo se ha dedicado a tener leyes fuertes contra la corrupción, sino también a reforzar la buena educación y recompensar al pueblo por sus esfuerzos”.

En esa nación báltica vive, desde el 2008, el costarricense Jason Medina Gutiérrez, quien el próximo 5 de abril cumple 40 años. Es oriundo de Chacarita, Puntarenas, aunque parte de su familia se mudó a Esparza.

La temperatura en Estonia puede caer hasta -30 grados Celsius. El tico Jason Medina Gutiérrez juega con sus hijas Mía Melanie (izq.) y Maya Lorena.
La temperatura en Estonia puede caer hasta -30 grados Celsius. El tico Jason Medina Gutiérrez juega con sus hijas Mía Melanie (izq.) y Maya Lorena.

Su esposa es Elsi, quien el 27 de marzo llega a los 38 años y aparece en los registros como Medina, pues en ese país la mujer adopta el apellido del esposo. Ellos tienen dos hijas.

“La mayor, de ocho años, se llama Maya Lorena Medina y es una talentosa pianista, dibujante, cantante y bailarina de música típica de Estonia. Mi pequeñita se llama Mía Melanie Medina y tiene cuatro añitos. Ella también dibuja muy bien, le gusta el baile y la actuación, al igual que la natación”, describió Jason.

Jason Medina Gutiérrez se casó con Elsi en Tallin, Estonia, de donde ella es originaria.
Jason Medina Gutiérrez se casó con Elsi en Tallin, Estonia, de donde ella es originaria.

La ventaja de vivir en ese país es que Maya Lorena y Mía Melanie tienen garantizado recibir educación 100% gratuita, no solo en guardería infantil, kinder, primaria y secundaria, sino también universitaria. Por eso, el dinero que el Estado les deposita cada mes se volvió un ahorro para cuando tengan la mayoría de edad, y no deben preocuparse por utilizarlo en educación.

Ellas tienen tres nacionalidades: la de Estonia, Estados Unidos y Costa Rica; además, Jason asegura que hablan perfecto inglés y estonio, y “más o menos” español.

“Aún me resulta extraño y no me acostumbro al uso de saunas en cada casa. A mi esposa e hijas les gusta mucho estar ahí a temperaturas muy altas y después de una hora salir en vestido de baño y tirarse en la nieve y volver a entrar al sauna”.

Además, ellas tienen acceso a consulta dental gratuita que acaba cuando cumplan 18 años.

Jason Medina Gutiérrez vive en Tallin, la capital de Estonia

Jason y su esposa gozaron de más beneficios cuando las pequeñas nacieron.

“Por ley, la madre o el padre puede estar incapacitado durante tres años con derecho a mantener su empleo; puede hacerlo consecutivamente siempre que el siguiente niño nazca antes que se cumplan los tres años. Los salarios se mantienen por año y medio y el otro año y medio no hay paga, pero con la seguridad de que puedes regresar al trabajo en cualquier momento. Solo uno de los padres puede obtener este beneficio”, externó Jason.

Cuando Maya Lorena y Mía Melanie nacieron, Jason disfrutó de 10 días hábiles de incapacidad para ayudar a su esposa con las bebés.

A esto se le suma que los residentes en Tallin, la capital de Estonia, tienen transporte público gratuito con solo presentar la cédula.

“Es muy normal que alguien te invite a la casa a cenar y se entre al sauna con sus amigos desnudos; hombres y mujeres normalmente van separados, pero también hay opciones, dependiendo de la confianza de la gente o si son familia, que vayan juntos”.
Elsi, esposa del tico Jason Medina Gutiérrez, y las hijas de ambos, Mía Melanie, de cuatro años, y Maya Lorena, de ocho.
Elsi, esposa del tico Jason Medina Gutiérrez, y las hijas de ambos, Mía Melanie, de cuatro años, y Maya Lorena, de ocho.

¿Cómo Estonia logra esto? Según Jason, el secreto está en la baja corrupción existente, lo que permite invertir adecuadamente los recursos económicos, así como la decisión del país de destinar grandes esfuerzos a la educación y tecnología, al punto que en el 2007 se convirtió en la primera nación del mundo en hacer votaciones parlamentarias por Internet.

“Estonia, que casi nunca había sido independiente, tuvo que reconstruirse desde cero. El gobierno introdujo la formación en informática y nuevas tecnologías en los centros educativos, comenzando en la primaria, para preparar mejor a los estonios para la nueva economía. En 1996, el Ministerio de Educación lanzó la Fundación Tiger Leap para equipar a todas las escuelas del país con computadoras y darles conexión a Internet, misión que cumplió pocos años después.

“Por ejemplo, en la escuela de Tallin, los niños de seis años aprenden conceptos básicos de programación que se enseñan con juegos, al igual que varios idiomas, entre ellos el inglés, francés, alemán, sueco, ruso y finlandés”, relató Jason.

Es común que el atardecer en Estonia sea a las 2 p. m. durante el invierno. Fotografía: Jason Medina Gutiérrez
Es común que el atardecer en Estonia sea a las 2 p. m. durante el invierno. Fotografía: Jason Medina Gutiérrez

Además, el impuesto al salario es del 28%; es decir, si alguien gana 1.000 euros (¢726.000), el gobierno se deja 280 (¢203.000).

“Los estonios aman el baile y el canto. Ellos celebran el festival de la canción y el baile típico cada cuatro años, donde reúnen a más de 30.000 personas que bailan al mismo compás, bailes muy bien coordinados. Después cantan por horas más de 4.000 personas en coro”.

¿Puede Costa Rica ofrecer a su población los beneficios que da Estonia?, le pregunto a Jason.

“Tomando como ejemplo un país que estuvo en total posesión de la Unión Soviética y lleno de corrupción como resultado de 50 años de socialismo, pero en que menos de 10 años logró que la corrupción sea casi inexistente, sin duda creo que Costa Rica puede llegar a ser libre de esos actos indebidos y encaminarse a un futuro de crecimiento, especialmente con las riquezas que tiene nuestro país y el maravilloso pueblo tico”.

“Lo único que recalco es que para tener un cambio, primero hay que querer cambiar. La educación comienza desde la casa y debemos darnos cuenta que somos los únicos responsables de nuestro destino”, enfatizó Jason.

Desde hace 17 años, este compatriota trabaja en ventas. Ahora es el gerente de ventas de una empresa de software que trabaja con bancos internacionales. Ahí se encarga del mercado español y americano, desde Estados Unidos hasta Chile.

Jason Medina Gutiérrez con su esposa Elsi, el día del matrimonio en Tallin, Estonia. Al fondo, el Palacio Presidencial.
Jason Medina Gutiérrez con su esposa Elsi, el día del matrimonio en Tallin, Estonia. Al fondo, el Palacio Presidencial.

El amor lo llevó a Estonia. Su esposa es de esa nacionalidad y trabaja en un kinder con énfasis en psicología infantil.

A Elsi la conoció en Estados Unidos, país al que llegó Jason en 1997. Lo curioso es que se casó con ella en una fecha imposible de olvidar: 08/08/08 (8 de agosto del 2008). La ceremonia fue pequeña, en la capital, Tallin, con la familia y unos pocos amigos.

“Los estonios son personas serias, trabajadores, responsables, obedientes a las reglas, simples y transparentes. Si un estonio hace una promesa, la cumplirá. En Costa Rica, si se pide un favor la respuesta será ‘claro, hagamos eso’”.

Para los turistas hay un gran alivio: en la capital hay conexión inalámbrica a Internet gratuita, desde hace una década.

Así mismo, a diferencia de otros países europeos, Estonia es más barato. Si usted decide hacer turismo en ese lugar, calcule 5 euros (¢3.630), mientras que un diario para una familia de cuatro personas, para 15 días, 65 euros (¢47.190).

No todo es bueno en esa nación de 1,3 millones de habitantes. Soportar el clima no es sencillo.

“Durante el invierno el país está muy a oscuras, con días de invierno de hasta 20 horas de oscuridad, en algunas ocasiones. En esa época, en promedio amanece a las 9:30 a. m. y oscurece a las 2:30 p. m. Durante esas horas, en realidad es como si el sol no saliera del todo”.

“En el verano es todo lo contrario, pues el amanecer es alrededor de las 3:30 a. m. y anochece a eso de las 11:30 p. m., con la excepción de la última semana de junio, cuando algunos días podrían tener 24 horas de luz”, detalló.

Esta es la residencia de Jason Medina Gutiérrez en Tallin, Estonia. Fotografía: Cortesía
Esta es la residencia de Jason Medina Gutiérrez en Tallin, Estonia. Fotografía: Cortesía

Por esa razón, la mayoría de casas tienen persianas especiales para evitar el ingreso de la luz durante el verano. En el invierno, las personas consumen mucha vitamina D ante la falta de sol.

“Un estonio no interrumpirá a nadie en una conversación, ni hablará más fuerte, ni peleará por llamar la atención. Un cortés estonio espera silencio, una pregunta o simplemente su turno para hablar. Los estonios solo hablarán si tienen algo que ofrecer”.

Si le surge interés de visitar Estonia, Jason le da un dato que no puede pasar por alto: de diciembre a marzo la temperatura puede bajar incluso a los -30 grados, mientras que en el verano suele estar a 27. “El calor nos dura de cinco a siete semanas y el frío fuerte puede durar entre seis y ocho meses”.

La mejor época para visitar ese país, según dijo, es de mediados de junio a la última semana de agosto, que es el verano estonio.

“Lo más difícil es estar lejos de mi familia, en especial de mi mamá, así como la escasez de productos frescos, como frutas y verduras. También la oscuridad en el invierno y la claridad en el verano”, resaltó Jason.

Tallin, capital de Estonia. Fotografía: Jason Medina Gutiérrez
Tallin, capital de Estonia. Fotografía: Jason Medina Gutiérrez

¿Cómo es la comida en Estonia?

“La mayoría de frutas y verduras son importadas, al igual que el pollo y la carne. El país tiene mucha herencia rusa, alemana, sueca y danesa. Un desayuno típico es avena con algunas cerezas, en leche o yogurt, así como una rebanada de pan negro con sardinas en aceite, una rebanada de cebolla, pepinillo o tomate. Aquí no soy muy cafeteros, sino que se toma mucho té”.

“Los almuerzos son un poco más fuertes, con sopas y carnes acompañadas de ensala y papas. La carne de cerdo y sus derivados son más baratas y se comen de muchas formas. Las cenas suelen ser más livianas, a lo mejor un pedazo de salmón con salsa blanca de caviar y alguna ensaladita”, menciona Jason.

El pan negro es típico de Estonia. Esta preparación es con cebolla y huevo. Fotografía. Cortesía
El pan negro es típico de Estonia. Esta preparación es con cebolla y huevo. Fotografía. Cortesía

Algo a lo que ha debido acostumbrarse es a la falta de arroz, pues los estonios no lo comen.

“Las personas mayores saben que rääkimine hõbe, vaikimine kuld. Eso significa hablar es plata, el silencio es oro”.

Entre las curiosidades de Estonia destaca que sus habitantes estudian y trabajan duro, y les gusta viajar con frecuencia con tal de aprender sobre el mundo.

Además, hay más mujeres que hombres. Según Jason, por cada 100 damas, hay 80 varones. A eso se le suma que ellas viven 10 años más, en promedio.

Sobre los estonios, Jason dice que al hablarles debe ser conciso. “Para nosotros los ticos esto parece muy directo y se considera grosero; sin embargo, no es así. Un estonio no tiene tiempo para malgastar palabras. Hablar mucho y tomar el centro del escenario se considera grosero e irrespetuoso”, reveló.

Jason Medina Gutiérrez frente a la Catedral rusa en Tallin, capital de Estonia. Dicha iglesia fue construida en 1900.
Jason Medina Gutiérrez frente a la Catedral rusa en Tallin, capital de Estonia. Dicha iglesia fue construida en 1900.

Datos de Estonia

Capital: Tallin

Población: 1,3 millones (casi cuatro veces menos que Costa Rica)

Extensión territorial: 45.227 kilómetros cuadrados (5.873 kilómetros cuadrados menos que Costa Rica)

Moneda: Euro (1 euro son ¢726)

Idioma: Estonio

Mapa de Estonia.
Mapa de Estonia.
Tallin, Estonia. Fotografía: Jason Medina Gutiérrez
Tallin, Estonia. Fotografía: Jason Medina Gutiérrez
Distribución de países en que están costarricenses.
Distribución de países en que están costarricenses.

Los datos anteriores corresponden a los costarricenses que reportaron a la Cancillería vivir en otra nación. No necesariamente todos los que migraron están incluidos, porque el proceso es voluntario y en algunas naciones no existen consulados de Costa Rica. Los datos de Puerto Rico corresponden a antes del paso de los huracanes Irma y María, por lo que ahora la cifra puede ser menor.

Elsi, esposa del costarricense Jason Medina Gutiérrez, y las hijas de ambos Mía Melanie y Maya Lorena.
Elsi, esposa del costarricense Jason Medina Gutiérrez, y las hijas de ambos Mía Melanie y Maya Lorena.
¿Le gusta viajar? Sígame en Facebook

Otros artículos de la serie Ticos lejos del hogar:

Jason Medina Gutiérrez vive en Tallin, capital de Estonia.
Jason Medina Gutiérrez vive en Tallin, capital de Estonia.

Esta es la vigésima segunda historia sobre costarricenses que dejaron su país por diferentes circunstancias, se adaptaron a otra tierra, pero guardan el cariño por sus raíces.