Columna de Ismael Cala

La toxicidad de la perfección

Todas las alarmas se encendieron al señalar que la felicidad tóxica podría ser la causante de que algunas personas se inhiban de buscar ayuda psicológica especializada por sentirse “inferiores” al optimismo dominante.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.