Por: Daniel Jiménez.   22 abril

Así es el fútbol. Un cúmulo de emociones durante 90 minutos, pero todo tiene una explicación. Alajuelense cometió un pecado letal: dio por muerto al Monstruo.

Vladimir Quesada vivió el clásico con intensidad. Foto: Mayela López

Vaya enseñanza se llevó el liguismo y Nicolas dos Santos. ¡Nunca den por menos al Deportivo Saprissa!

Del 3-3 se puede decir muchísimo, pero la garra, el coraje, el no darse por vencido es lo que hace un grupo que lucha parejo para el mismo norte.

Por más indicaciones tácticas que podrían darse, este empate (con sabor a derrota manuda) no se hubiera labrado sin ese empuje de la plantilla morada.

La S pagó caro las desconcentraciones, pero injusto sería no dar mérito a los cambios de Vladimir Quesada y al baño que le dio, una vez más (tercera ocasión) el estratega tibaseño a Nicolás dos Santos, entrenador manudo.

Si bien esta es la primera vez para ambos al lado de la línea de cal, de verdad que mezquino sería no darle méritos al DT de la S.

Esa es una conclusión clara: la Liga tiene deficiencias en su jefe de banquillo. Con lo de anoche perdió credibilidad. Es un golpe muy duro, del que fácil podría no levantarse.

El caos se vistió de rojinegro: expulsado McDonald y José Salvatierra, además se le podría venir una sanción fuerte al estadio Morera Soto.

Con todo este impulso, el Saprissa demostró una vez más algo que creo no se le olvidará a Dos Santos: nunca dar el partido definido si enfrente se tiene a la camiseta mas ganadora de Costa Rica.

Festejos morados
Los morados celebraron a más no poder en el Morera. El zaguero Jaikel Medina se fue a festejar con el banquillo. Foto: Mayela López
Ariel Rodríguez marcó el 3-2 luego de una acción entre David Ramírez y Patrick Pemberton. Foto: Mayela López
Mariano Torres celebró el tercer gol del Saprissa anotado por Henrique Moura. Foto: Mayela López
El brasileño Henrique Moura marcó doblete por primera vez en su carrera. Abrió el marcador y lo cerró para los tibaseños. Foto: José Cordero
Los jugadores del banquillo también se hicieron sentir en el festejo del 3-3 en el Morera Soto. Hasta saltaron a la cancha. Foto: José Cordero
Cristian Martínez (izquierda) y David Ramírez (derecha) festejaron el 3-2 obra de Ariel Rodrígues tras una acción del propio Ramírez. Fotografía José Cordero
Momento exacto en que el banquillo morado explota de júbilo tras la anotación de Henrique Moura que significó el 3-3 final. Foto: José Cordero
Henrique Moura (3) corrió a donde sus compañeros Jaikel Medina y Yostin Salinas para celebrar el 3-3. Fotografía José Cordero
El brasileño Henrique Moura había marcado solo un gol con Saprissa hasta este domingo, cuando concretó doblete en el Morera Soto. Fotografía José Cordero
La expresión en la cara de Jaikel Medina al celebrar el gol de Henrique Moura que significó el 3-3. Fotografía José Cordero