Daniel Jiménez.   10 mayo

Hay que ser políticamente correctos. En ocasiones gana el fanatismo y eso flaco favor le hace al fútbol costarricense. En la vida, muchas veces, es mejor quedarse en silencio, escuchar y hacerse el loco o de la vista gorda.

Sabemos que los índices de violencia en el país ascienden considerablemente en días de clásicos nacionales y, sin duda alguna, los dirigentes deben hacer un llamado a la calma, a la paz y no a la violencia.

Orlando Moreira, vicepresidente de Herediano, junto a Juan Carlos Rojas, presidente del Saprissa, en la premiación de Unafut de la temporada pasa. Fotografía: Mayela López

Si bien Jafet Soto le tiró fuerte, duro y directo al arbitraje, nunca lo hizo contra el Saprissa. De hecho, en sus declaraciones nunca mete al Monstruo al baile, aunque sí al arbitraje.

Ante esa reacción del rojiamarillo, Rojas tiró este tuit en el que calificó de hipócrita el reclamo de Soto.

Ver más!

Ya el partido terminó, los tres puntos los tiene Saprissa en el bolsillo y pueden toparse al Team en una nueva final: ¿para qué exacerbar el ambiente?

¿Dónde están los valores del saprissismo que pregona el jerarca morado? Creo que en esta ocasión don Juan Carlos Rojas se dejó llevar por el calor del momento y pagó con la misma moneda del comentario con el hígado.

Muchas veces en la vida hay que demostrar la clase y bien pudo no haber emitido ese criterio.

Sin embargo, vamos al otro tema: ¿acaso Saprissa no se quejó del arbitraje hace unas semanas tras el juego ante Herediano?

El club morado alzó la voz y todos tienen derecho a hacerlo, con respeto eso sí. De paso, parece cumplirse la norma de 'reclamo cuando me perjudican, pero callo cuando me benefician'.

Para finalizar, la jugada es clara: hubo fuera de juego en la anotación de Ariel Rodríguez y tildar de “hipócrita” a Jafet, por estar en su derecho de reclamar algo que considera injusto, no le encuentro sentido.