Bienestar

Obesidad infantil, efecto indirecto que deja a su paso el coronavirus

El Área de Salud de Desamparados 2 atendió entre enero y febrero un total de 39 menores referidos al servicio de nutrición por sobrepeso

Un incremento en la cantidad de menores en edad escolar con sobrepeso se visibiliza como un efecto indirecto tras un año de confinamiento social ante la pandemia.

Autoridades del Área de Salud de Desamparados 2 hacen un llamado a la población para promover hábitos saludables en casa, y así combatir la obesidad infantil.

“Hemos visto un incremento en el número de menores referidos a la consulta de nutrición por sobrepeso. Tan solo entre enero y febrero del presente año   atendimos 39 casos, 10 más que el 2020, en ese mismo periodo”, señala Joyce Cordero, nutricionista del Área de Salud de Desamparados 2.

Cordero agrega que el aumento de casos está asociado a malos hábitos de alimentación y falta de ejercicio de escolares en tiempo de pandemia.

La obesidad es una enfermedad que afecta a un alto porcentaje de la población mundial y Costa Rica no es la excepción. De ahí, la importancia de una buena alimentación no solo para el crecimiento de los niños sino para toda la familia.

En el 2019, el Área de Salud de Desamparados 2 evaluó el estado nutricional de escolares de las escuelas adscritas y reveló que el 27.4% de los menores presentaron un peso mayor al deseable para su edad y estatura. En total, se evaluaron 4065 niños, de los cuales 465 tenían obesidad y 652 sobrepeso.

Es importante considerar que cuando hay sobrepeso desde la infancia aumentan los factores de riesgo de padecer hipertensión, problemas cardiovasculares, colesterol y diabetes en la edad adulta.

¿Qué provoca ese aumento de peso en los niños? De acuerdo con Cordero, nutricionista del Área de Salud de Desamparados 2, administrado por COOPESALUD R.L., en época de pandemia la población escolar ve alterada su dieta con bebidas y cereales azucarados y dulces, el consumo de harinas refinadas como galletas, panes y repostería y se inclinan por las comidas rápidas.

Asimismo, tienen un horario irregular de comidas, bajo consumo de agua, frutas y vegetales. Sin olvidar, el sedentarismo.

Ante esta situación urge educar a la población para modificar los hábitos de alimentación en casa. En especial, ahora que los escolares retornan a las clases presenciales lo que implica ajustar tiempos de comida e incluir meriendas saludables.

¿Qué hacer?

A continuación, algunos consejos para adaptarse a las circunstancias y modificar estilos de vida:

  1. Tener cinco tiempos de comida: desayuno, merienda, almuerzo, merienda de la tarde y cena.
  2. Preparar refrescos naturales de ser posible preparados en la casa y sin azúcar.
  3. Evitar alimentos con exceso de azúcar, por ejemplo, galletas rellenas.
  4. Procurar que la composición del plato incluya harinas, pero también proteínas (carne), frutas y vegetales.
  5. Consumir harinas integrales.
  6. Incluir vegetales en al menos dos tiempos de comida, por ejemplo, picadillos.
  7. Comer unas dos o tres frutas naturales al día, en especial durante las meriendas.
  8. Cocinar los alimentos con poca grasa.
  9. Incluir en las meriendas alimentos naturales y lácteos como yogurt.
  10. Hacer ejercicio como un complemento para mantener una calidad de vida saludable.
Neyssa Calvo

Neyssa Calvo

Es bachiller en Relaciones Públicas y egresada de la carrera de Periodismo de la Universidad Autónoma de Centroamérica (UACA).