26 abril, 2016
La Ley General de Control del Tabaco y sus efectos nocivos en la salud protege los derechos de los no fumadores, y les permite denunciar a quienes le disparen humo tóxico.
La Ley General de Control del Tabaco y sus efectos nocivos en la salud protege los derechos de los no fumadores, y les permite denunciar a quienes le disparen humo tóxico.

Nadie tiene por qué soportar el humo ajeno, aquel que los fumadores exhalan contra los no fumadores cuando consumen productos de tabaco.

Primero, porque la ley N.º 9028 les da a las personas el derecho de exigir que se obligue al infractor a cesar en su conducta, siempre que viole un espacio donde esté prohibido fumar.

Segundo, porque el fumado pasivo conlleva más riesgos para la salud que el activo.

En un especial elaborado por la mesa de Brand Voice de Grupo Nación, sepa cuáles son los lugares donde fumar es ilegal y cómo proceder contra los infractores. La Ley está de su lado.