Sindicato acudió a Defensoría en busca de respaldo pues ebrios los agreden

 5 agosto, 2010
 Los choferes con más de 0,75 gramos de alcohol por litro de sangre se exponen a sanción de cárcel.ARCHIVO
Los choferes con más de 0,75 gramos de alcohol por litro de sangre se exponen a sanción de cárcel.ARCHIVO

Agresiones, disturbios, vomitadas e incluso hostigamiento sexual, son parte de las situaciones que deben enfrentar los microbiólogos a la hora en que un policía les lleva bajo custodia un chofer borracho para que le tomen una muestra de sangre.

La denuncia fue presentada por el Sindicato de Profesionales en Ciencias Médicas de la Caja Costarricense del Seguro Social (Siprocimeca) ante la Defensoría de los Habitantes. La queja es respaldada por el Colegio de Microbiólogos y Químicos Clínicos.

Por tales motivos es que dicho gremio se niega tomarle las muestras a los choferes ebrios, mandato estipulado en el artículo 200 de la nueva ley de tránsito, la cual entró a regir, en su parte penal, el 23 de diciembre del 2008.

En tal apartado se establece que las autoridades de tránsito “cuando medie un motivo razonable”, podrán requerirle a un conductor hacerse una prueba de sangre en cualquier centro de salud; también dispone que los funcionarios de dicho centro están obligados a administrar la prueba.

Doble sanción. José Baldelomar, secretario de de Siprocimeca, denunció que son doblemente castigados, pues al negarse a hacer la prueba se exponen a ser acusados por desobediencia a la autoridad.

Afirmó que hay una funcionaria del hospital de Alajuela que enfrenta un proceso penal por rehusarse a practicar dicho procedimiento.

“Fue una compañera que no podía tomar la muestra de sangre por una cuestión de seguridad, porque el sujeto se puso violento y pese a eso es castigada”, señaló.

Por su parte, el presidente del Colegio de Microbiólogos, Oswaldo Ruiz, criticó los protocolos para tomar la muestra de sangre, pues según dijo, son poco claros.

Los microbiólogos acudieron a la Defensoría para recibir respaldo y así ser recibidos por autoridades del Ministerio Público.

Su objetivo es la creación de un reglamento que dicte que las pruebas de sangre a choferes ebrios las apliquen microbiólogos contratados específicamente para tal labor.

Esporádicos. Tanto las autoridades de la CCSS como de la Policía de Tránsito minimizaron la queja de los microbiólogos, pues destacaron que las agresiones contra estos funcionarios de parte de choferes ebrios son esporádicas.

No obstante, Rosa Climent, gerente médica de la CCSS, manifestó que es necesario un reglamento para definir y limitar las acciones de los microbiólogos. Tal solicitud, destacó, ya fue planteada al Ministerio Público.

César Quirós, director de la Policía de Tránsito, señaló que los tráficos tienen la potestad de llamar a un oficial de la Fuerza Pública para custodiar a un chofer ebrio en el caso de que este se asuma una actitud violenta.

Etiquetado como: