Archivo

Mente

No podemos seguir ignorando el aporte de las ciencias cognitivasen educación

Inicié mi carrera profesional como maestra de educación inicial. Una de las primeras actividades de aprendizaje que realizaba con mis estudiantes preescolares era el reconocimiento de las partes y órganos del cuerpo y sus funciones. Las partes externas: ojos, brazos, codos, rodillas, y otras, eran fáciles de identificar, localizar y señalar con el dedo índice. La cosa se complicaba con la piel. El dedo íncide no alcanzaba y había que utilizar ambas manos y un movimiento de todo el cuerpo para abarcarla. Era divertido.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.