12 mayo, 2012

Puntarenas (GNN). La marea roja afectó las playas de Manuel Antonio y en Quepos con un mal olor del mar, espuma amarillenta y el agua color café. Este fenómeno se prolongó por espacio de un mes, período más largo registrado en esa región del pacífico.

Según Antonio Porras, director técnico del Instituto Costarricense de Pesca (INCOPESCA), la primera muestra que logró recopilarse en el mar se dio antes de Semana Santa después de múltiples avisos de pescadores.

“Este fenómeno se da por la proliferación de ciertas bacterias y algas que existen en el agua que en determinado momento se reproducen sin control y ese exceso hace que muchas mueran lo que produce los efectos citados en el mar”, comentó Porras.

Lineth Solano, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio Industria y Turismo de Aguirre, aseveró que se recibieron varios comentarios entre los turistas incómodos por el mal olor del agua y el tono cafezusco: “incluso yo misma lo experimenté cuando fuí al Parque Nacional Manuel Antonio desde uno de los miradores, el olor del mar era insoportable” comentó la funcionaria.

Paola Chaves, de la escuela de buceo, Oceans Unlimited, coincidió con Solano en el aspecto del agua. “Tuvimos que buscar otros lugares para nuestra actividad, puntos donde la visibilidad permitiera observar el fondo marino porque en algunos lugares cerca de Quepos y Manuel Antonio evitamos bañarnos por el aspecto cafezusco del Agua”, concluyó.

Juan Nuñez representante de Martec uno de los recibidores de pescado mas grandes de la zona explicó que ellos no tuvieron problemas, “los más afectados fueron los pescadores artesanales que tuvieron que emigrar aguas adentro para hallar pesca porque, la marea espantó a los peces a aguas más profundas, este es uno de los periodos más prolongados de marea roja que vimos en esta zona.

Antonio Porras de INCOPESCA explicó que el fenómeno de la marea roja es la reproducción descontrolada de bacterias y algas que nace a raíz de un calentamiento de las aguas, lo que la relaciona directamente con el fenómeno del calentamiento global.

Porras añadió que la marea roja, de acuerdo a los muestreos, puede ser tóxica o no dependiendo del tipo de bacterias y algas.

“En el caso de Quepos determinamos que no es tóxica por lo que no se determinó ningún tipo de veda. Aún así de recomienda no consumir mariscos de concha”, añadió.

Estos estudios los realiza una comisión integrada por especialistas del Incopesca, de la Caja del Seguro Social, del Ministerio de Salud y de las universidades Nacional y de Costa Rica.

Según los estudios realizados esta marea roja es parte de la que apareció en el Pacífico norte y que el mar pudo arrastrar hacia el Pacífico central y sur.