4 diciembre, 2011
 El presidente chileno, Sebastián Piñera (izq.), y su homólogo venezolano, Hugo Chávez, fueron de los mandatarios más activos en la cumbre. | AFP.
El presidente chileno, Sebastián Piñera (izq.), y su homólogo venezolano, Hugo Chávez, fueron de los mandatarios más activos en la cumbre. | AFP.

Caracas. aP. La cumbre de presidentes de los países de América Latina y el Caribe finalizó ayer en Caracas con la creación de la Celac, nuevo organismo americano de concertación política que agrupará a 33 naciones de la región, todas menos Estados Unidos y Canadá.

“Aprobada la Declaración de Caracas”, celebró, al dar por terminada la cita, el presidente venezolano, Hugo Chávez, anfitrión de la cumbre y uno de los principales impulsores de la iniciativa.

La reunión terminó con la aprobación del Plan de Acción 2012, un estatuto de procedimientos y una declaración especial sobre “la defensa de la democracia y el orden constitucional” para actuar en caso de ruptura democrática en cualquier país de la región.

La cumbre, que se inició el viernes, estableció además que el consenso será el mecanismo para adoptar decisiones, aunque esto será revisado de cara a la próxima cita del bloque en 2012 en Chile, país que este sábado recibió la presidencia temporal de Venezuela.

“Esperamos que sea una comunidad que no solo siga progresando, sino que además se siga uniendo”, dijo el presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien encabeza la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (Celac) junto a Chávez y su homólogo cubano Raúl Castro.

Antes de la cumbre, declaraciones de Chávez y otros presidentes, como el ecuatoriano Rafael Correa, sugerían que esta iniciativa debía nacer para enfrentarse a otros organismos multilaterales, como la Organización de Estados Americanos (OEA).

Chile, Venezuela y Cuba, que acogerá la cumbre en el 2013, forman la troika que continuará trabajando en los fundamentos de la Celac , que por ahora solo se perfila como un bloque de concertación política que promoverá la integración y la cooperación regional, sin mayor estructura que la equipare, por ejemplo, a Unasur o la OEA.

Iniciativas. El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, planteó, por su parte, que su país pueda ser la sede de la eventual secretaría general del bloque, un asunto que también deberá ser discutido de cara a la cumbre en Chile.

Por ahora, la Celac solo cuenta con una cumbre de presidentes, reunión de cancilleres y troika, además de reuniones especializadas y de coordinadores.

Costa Rica será la sede de la IV Cumbre de la Celac y ejercerá la presidencia pro témpore. El canciller Enrique Castillo indicó que esta designación constituye un sólido paso en la integración de la región y posibilitará un “mayor intercambio de la cooperación para beneficio del desarrollo de nuestras naciones”.