25 junio, 2010
Los adictos a Internet tuvieron una mayor incidencia de depresión en un reciente estudio psicológico. En esta foto de archivo, una persona no identificada navega sola en Internet, en su apartamento. New York Times

Los jóvenes adictos a Internet –que pasan muchísimo tiempo navegando por la red de redes– tienden a mostrar más síntomas de depresión que quienes no son adictos, indicó el primer estudio a gran escala de este tema en el hemisferio occidental.

Los investigadores también encontraron evidencia de que algunos usuarios han desarrollado un uso compulsivo de Internet, que llega incluso a reemplazar la interacción social de la vida real por salas de chat y redes sociales.

El estudio fue realizado mediante entrevistas por psicólogos de la Universidad de Leeds, en el Reino Unido.

De acuerdo con un comunicado de prensa emitido por la universidad, los resultados sugieren que este tipo de adicción tiene un serio impacto en la salud mental de las personas.

“Mientras muchos usan Internet para pagar sus recibos, comprar y enviar correos, hay un pequeño grupo de población que encuentra difícil controlar cuánto tiempo pasan en línea, al punto que interfiere con sus actividades cotidianas”, comentó Catriona Morrison, investigadora principal.

Comenzando. Este fue el primer estudio a gran escala con jóvenes occidentales para considerar la relación entre la adicción a la Internet y la depresión.

Se evaluaron el uso de Internet y los niveles de depresión de 1.319 personas residentes en el Reino Unido, con edades de entre 16 y 51 años.

De ellos, 1,2% fueron clasificados como adictos a Internet. Aunque pequeño, el resultado es más alto que la incidencia promedio de depresión en el Reino Unido, que se mantiene en 0,6%.

Ni el Ministerio de Salud ni la Caja Costarricense de Seguro Social llevan una estadística global de las enfermedades de salud mental en nuestro país, pero expertos estiman que unos 15.000 ticos menores de 30 años padecen depresión y reciben tratamiento.

En el estudio de la Universidad de Leed, los jóvenes fueron más propensos a ser adictos a Internet que los usuarios de mediana edad. La edad promedio del grupo de adictos fue de 21 años.

Además, los adictos tuvieron una mayor incidencia de depresión, de moderada a severa, que los usuarios no adictos.

“Nuestra investigación indica que el uso excesivo de Internet está asociado con depresión, pero lo que no sabemos es qué viene primero: ¿son las personas depresivas empujadas a Internet o Internet causa depresión? Lo claro es que, para un pequeño grupo de personas, el uso excesivo de Internet podría ser una señal de alerta para tendencias depresivas”, dijo Morrison.

Más resultados. Según la investigación, los adictos a Internet usan la mayor parte del tiempo buscando sitios con material sexualmente gratificante, sitios de juegos en línea y redes sociales.

“Este estudio refuerza la especulación pública de que vivir pendiente de una manera exagerada de los sitios de Internet que sirven para reemplazar las funciones normales de la socialización, podrían estar relacionados con desórdenes como depresión y adicción”, añadió Morrison.

“Ahora necesitamos considerar las implicaciones más amplias que estas relaciones tienen para la sociedad, y establecer claramente los efectos del uso excesivo de Internet en la salud mental”, añadió la especialista.

La investigación fue publicada en la revista Psycopathology.