Archivo

Estallido de bomba en autobús de Manila dejó tres muertos y decenas de heridos

Manila . Una bomba estalló hoy en un autobús en un suburbio de Manila y dejó por lo menos tres muertos y una veintena de heridos, informó la policía.

El incidente ocurrió a las 1400 en la ciudad de Quezón, pese a las medidas de seguridad impuestas en la zona tras las dos bombas que estallaron el jueves en el sur de Filipinas, y el estallido de una granada luego de la medianoche del viernes en el distrito financiero Makati, en Manila.

``Estaba dormida cuando escuché una explosión muy fuerte'', dijo Merlyn Villareal, una adolescente que viajaba a bordo del autobús, pero que no resultó herida.

La explosión en la parte trasera del vehículo arrancó el techo y parte del resto de la carrocería. Ningún grupo se adjudicó de inmediato de la responsabilidad del incidente del viernes, pero los funcionarios señalan que el grupo Abu Sayyaf, vinculado con al-Qaeda, es el sospechoso más probable de las explosiones del jueves en el centro de la ciudad de Zamboanga, en que murieron siete personas y más de 150 resultaron heridas.

El grupo había amenazado recientemente con ataques en represalia por la actual ofensiva militar en su contra, y ha sido culpado de un atentado dinamitero, el 2 de octubre, en Zamboanga en que murieron cuatro personas, incluido un soldado estadounidense del grupo de los Boinas Verdes.

La presidenta Gloria Macapagal Arroyo visitó los sitios de los ataques en Zamboanga el viernes y dijo que los atentados dinamiteros en la nación ``van de mal en peor'', e instó a los filipinos a ayudar a combatir a los terroristas.

``El terrorismo no puede sobrevivir durante mucho tiempo en un ambiente hostil'', dijo Arroyo a la prensa. ``Démosle a los terroristas un ambiente hostil'', exhortó.

El secretario de Defensa Angelo Reyes especuló que los ataques dinamiteros de Zamboanga pueden ser obra de Abu Sayyaf o del grupo separatista Frente Moro de Liberación Islámica , ya sea para tomar represalias o para desviar la atención de ofensivas militares simultáneas contra los guerrilleros en dos frentes en el sur del país.

Luego de la explosión de una granada en Makati, el alcalde de Manila, Lito Atienza impuso un toque de queda anoche en la capital para todos los menores de 18 años. Hubo varias amenazas de bombas en diversos puntos de la capital.

Edición periodística: Gerardo González y Juan Fernando Lara . Fuente: agencias.