30 agosto, 2010

¿Por qué la división dentro de la Asamblea del PLN?

Hemos venido pidiendo que se abra el proceso y se democratice la toma de decisiones porque el partido se ha venido cerrando. Hay un grupo que ha querido sentirse dueño del partido y posiblemente Rodrigo Arias sea parte de él.

¿Surgieron, entonces, como una oposición a él?

No, no es personal. Nosotros empezamos a romper esquemas en Cartago y vimos la posibilidad de extenderlo. Mi elección como subsecretaria general se veía venir como una reacción. Queremos otra forma de política y tuvimos el respaldo de 54 delegados contra 41.

¿Sí se sorprendieron ellos?

Creo que sí, porque creyeron que iban a poder doblar brazos, pero no pudieron. El mayor mérito es evidenciar que no hay tanto control.

¿Por qué tanta disputa justo en este momento?

Hay desequilibrio en el Comité Ejecutivo, que es la cabeza de un partido. Sobre él recaen las decisiones más importantes. Ahora vienen las elecciones municipales. Es la segunda elección más importante después de las nacionales. Entran en juego muchos intereses.

¿Ustedes tienen los votos seguros para esos puestos?

Nadie los tiene seguros. En política nadie tiene seguro nada. Por eso pedimos que se haga la elección, pero ellos no quieren arriesgarse a perder el control.

¿Qué papel están jugando otros posibles aspirantes presidenciales?

Don Johnny Araya estuvo participando en mi elección, igual que don Antonio Álvarez . Los he visto ahí, pero no tienen una posición de querer controlar nada y excluir a nadie.

Sin poder convocar una asamblea... eso es estancarse.

Cuando se quieren cambios siempre hay crisis. Ya el mensaje se mandó: que hay gente nueva que quiere enfrentar estructuras viejas y desgastadas, que ya no proponen nada, y que han perdido caudal, sobre todo en jóvenes.