Michelle Soto. 7 enero, 2013

Un estudio, que reúne a 30 expertos internacionales, advierte de que no existen pruebas definitivas para pensar que la población de medusas haya aumentado en los últimos dos siglos.

Más bien, los investigadores aducen que la proliferación de medusas en varias playas del mundo se debió a “fenómenos cíclicos a escala global”.

Así lo dieron a conocer en un artículo científico publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

La investigación la llevó a cabo el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Global Jellyfish Group, consorcio de expertos en organismos gelatinosos, climatología, oceanografía y socioeconomía. La National Science Foundation (de los Estados Unidos) aportó los fondos.

Entre 1995 y 2005, se observó un incremento en la cantidad de medusas en playas del mar Mediterráneo, lo cual llevó a creer que este fenómeno estaba relacionado con el impacto del cambio climático y la degradación de los océanos.

Sin embargo, se demostró que “las poblaciones de medusas cambian en función de fluctuaciones sincrónicas con periodos sucesivos de aumento y descenso”. Esos ciclos ocurren cada 20 años.

“Lo que es seguro es que volveremos a entrar en periodos de proliferaciones globales, y, cada vez que esto ocurra, estaremos más expuestos pues el grado de interacción de las medusas con los océanos y el hábitat aumenta”, dijo Carlos Duarte, del CSIC.

Según Duarte, este estudio sirve de base para seguir monitoreando el fenómeno.