14 mayo, 1997

El exgerente del Banco Anglo Costarricense Carlos Hernán Robles Macaya abandonó anoche, a las 7:45 p.m., sin pago de fianza, la Unidad de Admisión de San Sebastián, al sur de la capital, donde permanecía detenido desde el 8 de mayo anterior.

Su liberación fue resuelta a las 3:30 p.m. de ayer, mediante voto número 601, por el Tribunal Superior Cuarto de Apelaciones, que dejó sin efecto lo resuelto por el Juzgado Cuarto de Instrucción contra el exfuncionario bancario.

Al abandonar anoche el penal, el exgerente del Anglo Carlos Hernán Robles Macaya sólo exclamó:
Al abandonar anoche el penal, el exgerente del Anglo Carlos Hernán Robles Macaya sólo exclamó: "Disculpen, disculpen, me están esperando en la casa..."

Según voceros del departamento de Información y Relaciones Públicas del Poder Judicial, el Tribunal advirtió a Robles que deberá acudir cada 15 días al despacho judicial mencionado para fimar una acta y, además, mantiene vigente su impedimento de salida del país.

La excarcelación fue recibida con beneplácito por familiares y uno de los defensores del imputado, quienes acudieron al centro penal, pese a los torrenciales aguaceros, para recibirlo.

Uno de los profesionales al servicio de Robles, Jorge Granados, insistió en que su cliente ha venido enfrentando más de 90 causas y "nunca ha escapado", por lo que criticó las razones que llevaron al Juzgado Cuarto de Instrucción a ordenar el arresto del exgerente del Anglo la mañana del 8 de mayo pasado.

"El Tribunal Superior ordenó el cese del encarcelamiento porque Robles cumplió con todos los requisitos y, además, ya había pagado una fianza anteriormente --por ¢60 millones--, y por eso no había fundamento racional para mantenerlo preso", expresó el defensor.

Distinta fue la suerte de otros dos hombres ligados a un presunto caso de fraude de simulación, apresados anteayer y remitidos también a San Sebastián.

El juez cuarto Ewald Acuña rechazó ayer el pedido de excarcelación interpuesto a favor de José Luis López Gómez.

También se encuentra preso Juan Antonio Robles Aguilar, cuya solicitud de liberación no fue definida ayer por las autoridades, lo que ocurrirá en las próximas horas.

Estos dos últimos figuran como supuestos responsables del delito de fraude de simulación, que presuntamente cometieron el 26 de agosto de 1994, cuando pretendieron traspasar una finca valorada en $2,8 millones, ubicada en Santo Domingo de Heredia, a la empresa panameña Demodel.

A las rejas

Voceros judiciales confirmaron ayer otra captura relacionada con la última causa penal que se sigue contra Carlos Hernán Robles: el aparente traspaso de cinco caballos andaluces.

Esta vez fue apresado Fernando Calderón Laguna --exesposo de María Cecilia Márquez, actual cónyuge de Robles--, quien fue requerido por otros cinco delitos de fraude de simulación.

Calderón, empresario e ingeniero agrónomo, fue quien adquirió los equinos cuyo traspaso, estima el Ministerio Público, pudo haber sucedido en forma irregular.

Tal versión fue rechazada en forma tajante por el abogado de Calderón, Joaquín Vargas Gené, quien calificó la transacción como "una compra de buena fe".

"Son unas yeguas cuya transacción ocurrió muchos meses antes de la quiebra del Anglo", arguyó el litigante, quien anteayer solicitó la liberación bajo fianza de su cliente, pedido que no fue resuelto ayer por el Juzgado Cuarto de Instrucción.

En medios judiciales trascendió, además, un nuevo procesamiento por cinco peculados contra Robles Macaya, causa que es atribuida, en grado de complicidad, a José Luis López Gómez.

Según fuentes del Poder Judicial, se trata de cinco transacciones de deuda nacional y extranjera realizadas entre el 26 de junio de 1992 y el 20 de mayo de 1993, las cuales, cree la Fiscalía, distrajeron fondos del extinto Banco Anglo.