Archivo

Amelia Boynton Robinson

Una activista a prueba de amenazas

Alabama, EE. UU. AP Amelia Boynton Robinson, una activista defensora de los derechos civiles que estuvo al borde de la muerte durante la marcha conocida como Domingo Sangriento, en 1965, y quien promovió el derecho al voto de los negros y fue la primera mujer de color en postularse al Congreso en Alabama, falleció el miércoles a la edad de 104 años.

Robinson fue una de las personas golpeadas durante la marcha en defensa del derecho al voto en Selma, Alabama, en marzo de 1965.

Cincuenta años después, el primer presidente de color en Estados Unidos, Barack Obama, empujó su silla de ruedas durante un acto conmemorativo, en enero del 2015. Asistió al discurso anual del presidente como invitada especial de la representante Terri Sewell, demócrata por Alabama, quien dijo que la postulación de Boynton para el Congreso en 1964 sentó las bases para su propia carrera política.

La activista, quien fue hospitalizada el mes pasado, después de un ataque de apoplejía, llegó a los 104 años este 18 de agosto.

“Boynton Robinson padeció graves injusticias en el puente Edmund Pettus, en Selma, a manos de policías estatales en el Domingo Sangriento, pero se negó a que la intimidaran”, expresó Sewell en enero pasado. “Marchó junto con el Dr. Martin Luther King; mi colega, el representante John Lewis, y otros miles de personas desde Selma hasta Montgomery, hasta que presenció el día en que su obra condujo a la aprobación de la histórica Ley del Derecho al Voto de 1965”, dijo.

Boynton Robinson le pidió a Martin Luther King Jr. que fuera a Selma para movilizar a la comunidad local en el movimiento por los derechos civiles.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.