Presentado por
Vivir

Sostenibilidad

Aprovechar la luz y ventilación natural: dos claves del diseño pasivo que generan eficiencia en los edificios

Actualizado el 24 de mayo de 2016 a las 05:14 pm

Estrategias procuran ofrecerle comodidad a los habitantes de un inmueble y disminuir costos operativos.

Vivir

Aprovechar la luz y ventilación natural: dos claves del diseño pasivo que generan eficiencia en los edificios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El Hotel Isla Verde (en Pavas) se diseñó con estrategias pasivas, de manera que se redujera el uso del aire acondicionado, para ahorrar costos y garantizar la eficiencia. (Carazo Arquitectos)

Cuando el arquitecto Rodrigo Carazo y su firma Carazo Arquitectos plantearon el diseño del Hotel Isla Verde, en vez de cerrar  todo el edificio con vidrio, llenarlo de aires acondicionados y luminarias artificiales, prefirió optar por la ventilación e iluminación natural.

Esto permitió que más del 50% del inmueble de cuatro pisos, ubicado en Pavas, no requiera usar aire acondicionado. 

Para lograrlo, se utilizó un programa informático de simulación que, a través de imágenes, ayudó a analizar cómo se movía el viento y a qué velocidad.

Por otro lado, los patios centrales del hotel se dividieron en dos: una parte sin techo, por la que cae lluvia y entra el aire. La otra parte sí tiene un techo de vidrio y además contiene un extractor natural que saca el aire caliente y permite el ingreso de aire fresco.

Las paredes hacia el este y el oeste del inmueble no tienen iluminación directa, sino indirecta, de manera que se aprovecha la luz natural.

Este es tan solo un ejemplo de lo que se conoce como el uso de estrategias de diseño pasivo, que tienen un carácter sostenible y evitan costos económicos.

“Son cosas que usted puede hacer sin máquinas. Es ventilación, es iluminación, es protección de la radiación. Es manejar adecuadamente la topografía del sitio para evitar movimientos de tierra muy grandes. Son todos esos elementos que de todas maneras usted siempre va a tener que hacer en cualquier edificación: va a ponerle ventanas, va a ponerle paredes y es cómo uno las ubique, cómo las integra”, explicó Carazo, experto en este tipo de diseño.

infografia

José Cordero, director técnico y ejecutivo de Green Building Council Costa Rica, añadió que el usar aleros que protejan al edificio de la radiación directa y el emplear vegetación que ofrezca sombra son otras estrategias pasivas que pueden tomarse en cuenta.

Al fin y al cabo, el diseño pasivo lo que busca es darles comodidad a las personas que emplean o habitan una edificación, reducir los costos operativos y garantizar la eficiencia del inmueble.

Este fue uno de los temas abordados el jueves pasado durante el Congreso Internacional de Construcción Sostenible Construyendo Ciudades y Estilos de Vida Sostenibles en América Latina y el Caribe.

Antiguo, pero a veces relegado

El diseño pasivo no es algo nuevo, pero en ocasiones se deja de lado, lo que provoca encarecimientos a futuro.

“Muchos edificios no contemplan esto, sino que nada más hay un diseño arquitectónico muy hermoso, muy interesante. Pero, no considera las variables climáticas. Entonces, es un horno por dentro, es súper oscuro y tenés que mantener las luces encendidas todo el día, los aires acondicionados”, criticó Cordero.

Pensemos en otro ejemplo de lo que implica el diseño pasivo: Imagine que en un edificio usted pone una ventana en una pared ubicada hacia el oeste. ¿Qué podría suceder?

En la tarde probablemente va a entrar el sol directo al espacio y se va a calentar y, para enfriarlo y no ‘morirse’ de calor, conectará un abanico o eventualmente podría pensar en instalar un aire acondicionado. 

¿Qué hubiese planteado un diseño pasivo en su lugar?

“Si esa pared oeste más bien la cierro con un muro de concreto, ese muro va a retardar el calor y si, más bien, pongo la pared hacia el sur o norte tengo iluminación natural indirecta y puedo abrir la ventana. Entonces, a final de cuentas, en el mismo espacio, sin hacerle ningún cambio, nada más variar la ubicación de la ventana, logré tener una situación que me permite no tener aire acondicionado por un lado. Por otro lado, me da una iluminación natural indirecta que me permite no tener que encender las luces”, ilustró Carazo.

Un ejemplo a nivel mundial de diseño pasivo es el edificio Menara Mesiniaga. Este fue ideado por el arquitecto malasio Ken Yeang. La edificación es cilíndrica y se localiza en Kuala Lumpur, capital de Malasia.

“Se da todo un proceso de recolección de agua, que va cayendo por la fachada del edificio y todo ese proceso ayuda a que se enfríe. Además, una serie de jardines verticales ayudan a proteger el edificio y generan un microclima y se usan otras estrategias de ventilación”, mencionó el director ejecutivo de Green Building Council Costa Rica.

  • Comparta este artículo
Vivir

Aprovechar la luz y ventilación natural: dos claves del diseño pasivo que generan eficiencia en los edificios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota