Vivir

Estudio con 10.800 personas de tres países confirma esta relación

Sentirse solo es más peligroso para la salud que estar solo

Actualizado el 14 de abril de 2016 a las 12:00 am

Depresión, resfríos, virus y otros males son más comunes en quien sufre soledad

Para ser feliz, es vital aprender a disfrutar de espacios consigo mismo

Vivir

Sentirse solo es más peligroso para la salud que estar solo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Para ser feliz, es vital aprender a disfrutar de espacios consigo mismo.

Hay personas que comparten el techo con hijos, familiares o pareja, llegan al trabajo y conviven con decenas de compañeros, al terminar su jornada laboral se reúnen con amigos, y, sin embargo, dicen sentirse solas.

Pasan sus días rodeadas de gente, pero nada parece mitigar su sensación de soledad.

Esta percepción es mucho más perjudicial para la salud que estar “físicamente solo”; es decir, sin compañía alrededor. Quienes la experimentan poseen un riesgo mayor de sufrir cualquier tipo de enfermedad que quienes efectivamente están solos, pero no consideran que la soledad sea algo negativo, o incluso han aprendido a disfrutarla.

A esta conclusión llega un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), que tomó en cuenta a 10.800 personas en tres países: España, Finlandia y Polonia. Sin embargo, sus investigadores aseguran que los hallazgos pueden aplicarse en otros países de Occidente.

Para realizar el estudio, los autores entrevistaron a los participantes y vieron cómo se desenvolvían con sus allegados. Los resultados, publicados en la revista PlosOne , indican que las personas que “se sienten solas” (más allá de si tenían o no compañía) son más proclives a presentar afecciones de salud como resfríos o virus estomacales, pero también a sufrir depresión, ansiedad y otros males crónicos.

El documento no profundiza en cuáles son las razones, aunque los investigadores suponen que los individuos con una sensación constante de vacío y soledad tienden a cuidar menos su salud, son más sedentarios y comen mal.

Vivir en soledad. Para la psicóloga costarricense María Ester Flores, quienes disfrutan de su soledad tienen múltiples ventajas.

“Quien es capaz de tener gozo y alegría en el estado de soledad, experimentará más momentos de paz y armonía consigo mismo”, aseguró.

“Si una persona vive sola por decisión o por convicción y logra ser feliz, será alguien sano, libre de dependencias y exigencias desproporcionadas hacia sus seres queridos. Es gente que evita conflictos innecesarios”, añadió.

En cambio, las personas que, aun rodeadas de otros seres humanos, sufren de estos vacíos, se enfrentan con sensaciones de angustia, temor e inestabilidad y ven lesionada su calidad de vida, aseveró Flores.

Según ella, cuando la soledad surge por situaciones fuera de control (muerte de un ser querido, ruptura amorosa, oportunidades fuera del país, etcétera), es más factible que esto repercuta en los estados de ánimo.

“Lo que hay que hacer cuando algo así pasa, es aceptar la soledad, no renegar de ella. Armarse de paciencia. Dejar fluir las emociones buenas y malas… dolor, miedo y similares. Es como un volcán de sentimientos que debe salir. Después hay que aprender a escuchar el silencio. Aprender a cuidarse, amarse, apreciar y agradecer; muchas cosas buenas surgen de esto”, recomendó la psicóloga.

Las diferencias

-Estar solo. Son personas que tienen una red de allegados pequeña y se limitan a pocas interacciones sociales. Disfrutan más del tiempo sin compañía alguna o con poca compañía. Prefieren vivir y salir solos, porque así se sienten más satisfechos. En otras ocasiones, muertes, pleitos u portunidades en otros países los alejan de su círculo, pero es algo que superan fácilmente.

-Sentirse solo. Son personas que pueden estar rodeadas de familia, pareja, amigos, compañeros y pese a eso se sienten solos. Sienten que necesitan de la compañía de alguien para realizar casi cualquier actividad y se sienten ansiosos cuando pasan mucho tiempo sin compañía. A estas personas les cuesta más adaptarse a separaciones como muertes o rupturas amorosas.

Tome en cuenta: ¿Qué hacer ante la soledad?

Si usted es de las personas que ama y defiende su soledad, es posible que se encuentre con mucha gente que lo vea cómo raro y le invite a estar con ellos o con otras personas.

Explíqueles con calma que usted disfruta más de su tiempo con usted mismo. Si se siente en soledad en medio de compañía de otros. Busque acercarse, hablar más con ellos, tener más conversaciones cara a cara; pero lo más importante es que usted se sienta bien con usted mismo, que encuentre algo que lo apasione y luego lo comparta.

Si lleva mucho tiempo así, es bueno buscar ayuda profesional. Si ha tenido pérdidas que lo hacen sentirse solo, tómese su tiempo, es un duelo tiene su proceso. Si lleva más de un año con mucha tristeza, busque ayuda profesional.

  • Comparta este artículo
Vivir

Sentirse solo es más peligroso para la salud que estar solo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota