Vivir

Expertos acuñan frase ‘tristeza futbolística’

Actualizado el 25 de junio de 2014 a las 12:00 am

Vivir

Expertos acuñan frase ‘tristeza futbolística’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Cómo se manifiesta, en las emociones de un aficionado, el hecho de que su equipo baje de rendimiento?

Ese sentimiento de depresión o frustración tiene un nombre: los científicos sociales estadounidenses lo denominaron soccer blues que, traducido al español, sería “tristeza futbolística”.

Según los especialistas en psicología deportiva, este sentimiento es más pronunciado si la derrota no se esperaba, o si, antes de ser vencido, el equipo había tenido un éxito que nadie imaginó.

“No es lo mismo ver a tu equipo eliminado si desde el principio sabías que era lo más probable. Diferente es cuando esperas lo mejor y el equipo fracasa, o cuando tu equipo viene jugando muy bien y falla, pues muchos seguidores se pueden frustrar”, dijo la española Almudena García, de la Universidad de Valencia, quien estudia el tema de las emociones en los aficionados al fútbol.

El soccer blues se presenta en todos los deportes, pero en el fútbol, por ser tan masivo, se nota más.

La psicóloga costarricense Laura Moreira opina que, para sobreponerse, es recomendable hacer un recuento de las enseñanzas que dejó el partido. “Tal vez los jugadores nos enseñaron la importancia de luchar hasta el final, o más bien nos mostraron cosas que no debían hacerse. A todo esto se le puede hallar la lección”.

“Incluso, si un equipo va muy bien, estas jornadas tan intensas de fútbol van a terminar un día, y conviene enfocarse en las enseñanzas”, concluyó.

  • Comparta este artículo
Vivir

Expertos acuñan frase ‘tristeza futbolística’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota