Vivir

Advertencia de nutricionistas ante Copa Mundial de Fútbol

Una persona podría triplicar su consumo de grasa durante un partido de fútbol

Actualizado el 09 de junio de 2014 a las 11:54 am

Ansiedad y emoción hacen que cerebro se "desconecte" y no se le preste atención a señales de saciedad

Especialistas piden servirse en un plato en lugar de picar

Vivir

Una persona podría triplicar su consumo de grasa durante un partido de fútbol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La ansiedad y los nervios podría provocar que una persona coma mucho más de lo que debería comer.
ampliar
La ansiedad y los nervios podría provocar que una persona coma mucho más de lo que debería comer. (Jorge Arce.)

Uno de los platillos más recomendados es el ceviche, pues contiene la proteína y el Omega 3 del pescado, no es frito y también tiene los nutrientes del limón y el tomate

La ansiedad, la emoción y los nervios que se tienen en un partido de fútbol –especialmente si es uno en el que juega la Selección Nacional– son un arma perfecta para que se coma muchísimo más de lo que se debería comer.

Y si a eso se le suma que las opciones de comida y bebida no son las más sanas, pues abundan las frituras, las comidas altas en carbohidratos y en azúcar, y bebidas que tienen exceso de azúcar.

Todo esto le espera en una mesa frente al televisor.

"En momentos de mucho estrés o ansiedad, el cerebro comienza a actuar en automático. Ya de por sí actuamos por imitiación, si vemos a una persona meter una mano en la comida, inmediatamente veremos a otras tres ir. En estos momentos el cerebro no es conciente de todo lo que come, y no nos damos cuenta de en qué momento comimos tanto. Dependiendo de los hábitos de la persona, en momentos de estrés se puede comer de un 30% a un 70% más", aseguró la nutricionista María Laura Matamoros.

Por ejemplo, las especialistas señalan que un chifrijo normal, puede tener unas 800 calorías (equivalente a un almuerzo completo), una porción de nachos puede tener 500 dependiendo del tamaño. A esto se le agregan las 150 calorías de cada cerveza regular, o las 150 de un vino tinto, o las 100 de unas dos onzas de ron (sin contar el azúcar de la liga).

La nutricionista Larissa Páez es de la misma opinión:

"Si nos ponen un montón de comida al frente en un momento de ansiedad es posible que nos la comamos toda, más si estamos frente al televisor. Ni nos fijamos en qué momento se va", comentó.

¿Qué hacer? Páez comentó que si usted es el anfitrión de la reunión, puede pedir a los invitados cosas fijas de comer, usted mismo hacer porciones pequeñas, y dar opciones de cosas sanas, como un chifrijo con más frijoles que arroz y con posta de cerdo o con pollo en lugar de chicarrón.

Para Matamoros también es vital el servirse lo que se va a comer en un plato.

"Es tener conciencia de lo que se come y saber hasta donde llegar, si uno pica y no se sirve en un plato no va a ser tan conciente de ello".

  • Comparta este artículo
Vivir

Una persona podría triplicar su consumo de grasa durante un partido de fútbol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota