Vivir

Los perros callejeros de Gaza ya tienen un refugio

Actualizado el 04 de septiembre de 2016 a las 01:35 pm

Vivir

Los perros callejeros de Gaza ya tienen un refugio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Un voluntario palestino entrena a un perro en medio del conflicto en Gaza. AFP. (AFP/Archivo/Imagen con fines ilustrativos)

En la Franja de Gaza, un territorio empobrecido y devastado por varias guerras con Israel, Said al-Ar abrió el primer refugio para perros callejeros, despertando solidaridad e incomprensión a partes iguales.

"¿Cómo se puede crear un refugio para perros cuando nosotros mismos necesitamos uno?", se queja Jaser al-Sheij, un desempleado de 27 años. "Primero hay que alimentar a nuestros hijos y encontrar trabajo para miles de diplomados sin empleo".

La religión musulmana considera a los perros como animales impuros y se les tolera solo como guardianes y para la caza. Para muchos gazatíes, el destino de los cientos de perros hambrientos no es una prioridad.

LEA: Clausuran zoológico en Gaza: animales viajan en busca de una vida mejor

Uno de los voluntarios palestinos entrena a un perro en medio del conflicto de Gaza.
Uno de los voluntarios palestinos entrena a un perro en medio del conflicto de Gaza. [side_to_side]

Pero Said al-Ar, un padre de familia de 45 años, decidió ayudarlos y concederles lo que le sobra de dinero una vez atendidos sus siete hijos y su esposa.

Creó la "Asociación al-Sulala para la protección, la rehabilitación y el adiestramiento" en un suburbio al sur de la ciudad de Gaza y abrió una perrera de 2.700 m2.

Allí, en un terreno arenoso, 75 perros reciben su ración de comida, saltan obstáculos o responden corriendo a la llamada de los cooperantes.

Un voluntario palestino adiestra a un perro en medio del conflicto en Gaza.

Estos animales son su pasión. Hace años dirigía una unidad cinológica de la policía especializada en la detección de explosivos y de drogas. Pero cuando Hamas tomó el poder por la fuerza en Gaza en 2007, el movimiento islamista instauró sus propios servicios.

Said al-Ar no trabaja pero sigue cobrando su salario, abonado por la Autoridad Palestina, con lo que dispone de tiempo para dedicárselo a los perros.

Las autoridades le prometieron un terreno de cinco hectáreas, anuncia Said al Ar, que sueña con una perrera inmensa, "con una fábrica de comida para perros y una clínica veterinaria para todos los animales callejeros".

  • Comparta este artículo
Vivir

Los perros callejeros de Gaza ya tienen un refugio

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota