Vivir

Las cartas de la familia real Romanov vuelven a Rusia tras cien años de la revolución bolchevique

Actualizado el 24 de septiembre de 2017 a las 12:00 pm

Vivir

Las cartas de la familia real Romanov vuelven a Rusia tras cien años de la revolución bolchevique

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Parte de la colección de cartas y telegramas de la familia Romanov en el Museo de Tsarskoye Selo, en las afueras de San Petesburgo. (AFP)

San Petersburgo, Rusia

Cien años después de la revolución rusa, una colección de documentos de los Romanov vuelve a Rusia. Cuenta el día a día de la familia imperial en telegramas sobre cacerías o cartas angustiosas ante la llegada al poder de los bolcheviques.

Algunos miembros de la familia imperial se llevaron cartas, fotografías y dibujos en su huida de las persecuciones de la revolución de 1917.

Formaban parte una colección privada en Londres hasta que el banco estatal ruso Sberbank los compró en julio por más de 70.000 euros. Ahora pueden verse en el Museo de Tsárskoye Seló, la villa de los zares, a las afueras de San Petersburgo, donde la familia real pasaba el verano.

"Estas cartas y telegramas exponen la vida cotidiana de la familia imperial, lo mucho que se querían", explica Irina Raspopova, del fondo de conservación del Museo de Tsárskoye Seló, a la AFP.

"Estos archivos tienen un enorme interés para los investigadores. Hemos tenido la suerte de recuperarlos", añade.

Entre los aproximadamente 200 documentos figuran la correspondencia del último zar de Rusia, Nicolás II, la de su esposa Alejandra Fiódorovna, su padre Alejandro III y otros miembros de la familia Romanov, entre 1860 y 1928.

"Las cosas no van muy bien, pero cacé y maté once faisanes", escribe el emperador Alejandro III en una carta a su hija Ksenia, hallada en un sobre con la anotación "Telegramas de papá. 1894", año de la muerte del zar.

Los documentos están escritos en ruso, francés o inglés, en papel amarillento y con los monogramas de los miembros de la familia Romanov o el nombre de los hoteles en los que se alojaron en sus viajes.

También hay un dibujo de un castillo realizado por un hijo de la emperatriz María Fiódorovna, esposa de Alejandro III, y una postal con motivo de la Pascua ortodoxa pintada por la esposa de Nicolás II y enviada a su cuñada.

La colección de cartas y telegramas permite ver hasta qué punto la revolución de 1917 supuso un vuelco en sus vidas.

"Seguimos cuesta abajo y es fácil imaginar lo que nos espera", escribe el gran duque Nicolás Mijáilovich en 1918, meses antes de ser ejecutado por orden de las nuevas autoridades bolcheviques.

Este tío de Nicolás II describe en sus cartas el ambiente revolucionario reinante en San Petersburgo, que seguirá siendo la capital de la Rusia bolchevique hasta 1924, mencionando a Lenin y Trotsky o los registros llevados a cabo en su palacio.

"Todavía no se escucha el cañón pero es inevitable. Es probable que los bolcheviques ganen", escribió, por ejemplo, el 25 de octubre de 1917 (7 noviembre del calendario actual), día del asalto al Palacio de Invierno y toma de poder bolchevique.

"Ahora, todos nuestros amigos se preparan para llegar allí donde ya no hay alegría ni pena", se lee en su última carta, de febrero de 1918.

  • Comparta este artículo
Vivir

Las cartas de la familia real Romanov vuelven a Rusia tras cien años de la revolución bolchevique

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota