Vivir

Trenza tradicional de los quechuas de Ecuador está en jaque por la moda

Actualizado el 22 de diciembre de 2013 a las 02:04 pm

El corte de la tradicional trenza masculina inquieta a los líderes de las comunidades de Otavalo, que ven en ello el riesgo de la pérdida de una parte de su identidad

Vivir

Trenza tradicional de los quechuas de Ecuador está en jaque por la moda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Quito

Más que una simple costumbre, la tradición indígena de lucir una larga trenza en la cabellera es un elemento cultural, casi espiritual, para los quechuas de Otavalo (Ecuador).

Sin embargo, desde hace algunos años  las tendencias estéticas llevaron a los primeros jóvenes de la localidad a librarse de sus trenzas.

Poco a poco, esta práctica fue ganando adeptos.

Baluarte de las tradiciones quechua, Otavalo, al norte de Quito, cuenta con un 60% de población indígena, lo que la convierte en un caso singular en América.

Además, conserva todavía hoy con esmero rasgos de su cultura ancestral, como su vestimenta, su gastronomía, su idioma (el quechua) y, por su puesto, la trenza que adorna a sus hombres.

Por eso, el corte de esta extensión capilar inquieta a los líderes de las comunidades de Otavalo, que ven en ello el riesgo de la pérdida de una parte de su identidad.

“Para nosotros la trenza es un elemento muy sagrado que nos identifica como quechuas otavalos y que hemos mantenido por muchos años”, dijo el presidente del cabildo quechua de Otavalo, Raúl Amaguaña.

Debido a “la globalización y a la influencia de los mass media, en los últimos años se ha visto la tendencia de que los jóvenes renuncian a ese elemento, muy importante, por cuestiones de moda más que todo”, añadió.

Amaguaña asegura que para los indígenas de Otavalo, como para muchos otros en la región andina, “el pelo largo no es solo una cuestión de estética... es algo sagrado, una extensión de nuestro cuerpo que, dentro de nuestra visión, no resulta procedente mutilar”.

Hay quien dice que “es el sexto sentido, que permite una comunicación más fluida con el medio ambiente”, agregó.

En su cultura, el pelo es algo sagrado que no puede tocar cualquier persona; “solo la madre, la hermana o la esposa, si eres casado”.

Por eso, hace unas semanas, los dirigentes del cabildo emitieron una resolución para que las peluquerías de la ciudad exijan una autorización paterna a los menores de edad que pretendan cortarse la trenza.

Algunas voces en Otavalo discrepan de la exigencia impuesta por el cabildo porque piensan que “ninguna norma prohibitiva funciona” y que, en cambio, puede llevar a la gente “a ir en contra”, dijo Raúl Amaguaña.

PUBLICIDAD

Sin embargo, según él, los habitantes de Otavalo, “en un 95%” aceptan la decisión “de controlar un poco a los chicos” que pretenden desprenderse de la trenza.

Los dirigentes del cabildo saben que, a pesar de su disposición, cualquiera puede cortarse la cola trenzada sin tener que ir al peluquero, pero afirman que su intención es preservar la cultura quechua, y se sienten satisfechos con haber convertido el asunto en tema para el debate entre familias, líderes comunitarios y gestores culturales.

  • Comparta este artículo
Vivir

Trenza tradicional de los quechuas de Ecuador está en jaque por la moda

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota