Vivir

Nicoya se alista parar celebrar una tradición de 470 años

Actualizado el 29 de octubre de 2014 a las 12:39 pm

Vivir

Nicoya se alista parar celebrar una tradición de 470 años

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

San José

Corría el año 1544 y para aquel entonces un grupo de vecinos de lo que hoy se conoce como Nicoya constituyó la Cofradía de Nuestra Señorita Virgen de Guadalupe para festejar a lo grande el día de su santa patrona, cada 12 de diciembre.

Han transcurrido 470 años y los nicoyanos de hoy mantienen viva esta centenaria tradición con actividades como la pica de leña, la atolada, la contadera de días y la danza de la yegüita.

Los festejos para la Virgen de Guadalupe se inician el próximo sábado 1° de noviembre con la “contadera de días”, una tradición de herencia indígena que consiste en contar los días con granos de maíz para determinar cuánto tiempo falta para la gran celebración, el 12 de diciembre.

Una semana después, el 8 de noviembre, se realizará la "pica 'e leña", como llaman los nicoyanos a una tradición que consiste en alistar toda la leña necesaria para las fiestas de la Virgen.

La "pica de leña" es una tradición nicoyana previa a las celebraciones del día de la Virgen de Guadalupe, el 12 de diciembre.
ampliar
La "pica de leña" es una tradición nicoyana previa a las celebraciones del día de la Virgen de Guadalupe, el 12 de diciembre. (Servicios Periodísticos para LN)

Desde las 3 a.m. los boyeros llegarán a las instalaciones de la Cofradía a desayunar pozol, tortillas y café, el "combustible" necesario para emprender un recorrido de 3 kilómetros hasta una finca propiedad de la familia Nema, en el poblado de Casitas. Se espera la llegada de al menos 40 carretas.

En la finca los boyeros se dedicarán a picar la leña hasta el mediodía, hora en que emprendarán el viaje de regreso hacia la Cofradía por las principales calles de Nicoya. Las carretas irán acompañadas de caballistas y un pasacalles que alegrará el día de los nicoyanos con bailes folclóricos y cimarronas. 

"La tradición de la pica de leña se inició poco tiempo después de que empezara la devoción por la Virgen de Guadalupe, en 1544. Por la tradición oral indígena sabemos que la gente tenía que descansar en Nicoya para asistir a honrar la Virgen, entonces hubo necesidad de buscar un sitio para alojarse y guardar la leña para cocinar los alimentos del 11 y 12 de diciembre", explicó el investigador Carlos Arauz, autor de 18 libros que rescatan las tradiciones y cultura de Guanacaste.

Según reveló el alcalde de Nicoya, Marco Antonio Jiménez, en el quisco de la plazoleta del Parque Recaredo Briceño el público podrá apreciar una muestra de pinturas alusivas a la devoción por la Virgen de Guadalupe. Las obras fueron realizadas por artistas locales.

  • Comparta este artículo
Vivir

Nicoya se alista parar celebrar una tradición de 470 años

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota