Vivir

Proyectos del Centro de Investigación y Conservación

Centro pretende restaurar 15 edificios patrimoniales

Actualizado el 13 de abril de 2014 a las 12:00 am

Entidad invertirá más de ¢2.700 millones en restauraciones

Falta de interés por parte de la población preocupa a autoridades

Vivir

Centro pretende restaurar 15 edificios patrimoniales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El edificio que todavía alberga a la Comandancia de Heredia fue construido en 1908 y, pese al paso de los años, conserva cerca del 50% de su integridad. Por ello, se asignaron ¢450 millones al inmueble que representa la arquitectura carcelaria de Costa Rica. Este es parte del mosaico que posee en su interior. | ARCHIVO ALBERT MARÍN.

Transformar viejas casas, iglesias y comisarías en “muñecas de queque”, es el reto que tiene el Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio Cultural con miras a este 2014.

Para lograrlo, deberá sacar el mayor provecho del presupuesto, así como buscar las herramientas legales que le ayuden a conservar las restauraciones realizadas.

En total, el centro a cargo del Ministerio de Cultura pretende intervenir 15 infraestructuras declaradas como patrimonio.

El costo de este proyecto asciende a los ¢2.791 millones; sin embargo, el presupuesto destinado al año en curso es de apenas ¢1.900 millones. El resto, esperan, vendrá de donaciones y partidas específicas.

Una de las obras más ambiciosas es la restauración de la Capitanía de Puerto Limón, a la cual se se le inyectarán unos ¢1.000 millones.

Otra de las intervenciones es para la Comandancia de Heredia, que recibirá ¢450 millones, seguida del templo Inmaculada Concepción, de la misma provincia. Este requiere trabajos de reforzamiento de la estructura por un monto aproximado a los ¢377 millones.

Adrián Vindas, jefe de arquitectura del Centro de Conservación, explicó que las intervenciones se efectúan en infraestructuras que tienen y pueden generar un fuerte impacto cultural en las zonas en que están ubicadas, así como en sitios que garanticen el mantenimiento, ya que no en todos los lugares la población se compromete a cuidarlos.

“Un edificio en el que no nos garanticen la sostenibilidad no lo vamos a intervenir. Un caso de esto es la estación de trenes de Caldera que una semana después (de reparada), fue atacada por el hampa”.

Sanciones de ley. El arquitecto aseguró que están buscando las herramientas legales para sancionar a quienes administren los inmuebles beneficiados y no sean capaces de salvaguardarlos.

Precisamente, la modificación a la ley 7555, que cobija al patrimonio arquitectónico y su reglamento, son dos de los proyectos que, según se espera, se concreten este año.

El objetivo: dar flexibilidad y aplicabilidad a la legislación y, con ello, proteger la inversión realizada en estas edificaciones.

Entre los cambios, se propone un incentivo al propietario con el objetivo de evitar la destrucción clandestina de infraestructuras de interés cultural. Además, está el tema de las sanciones, debido a que estas actualmente no están definidas. “No se ha contado con el apoyo de las autoridades. Además, hay desconocimiento de algunas municipalidades sobre la aplicación de la ley; la misma policía la desconoce”, aseguró.

Ileana Vives, directora a. í. de la institución, destacó la necesidad de correctivos para quienes se benefician con estas restauraciones y, luego, abandonan el inmueble.

“Lo menos que esperamos es compromiso de quienes reciben esos edificios para que se usen responsablemente y no se dejen a la buena para que sean saqueados y robados”, comentó Vives.

Delimitación territorial. Otro aspecto que se pretende modificar es la asignación de los llamados “contextos inmediatos de los inmuebles”, es decir, que se respete el entorno en el que se encuentran los edificios declarados patrimonio.

“Los ticos nos estamos quedando atrás con el tema de la delimitación de centros históricos. No tenemos control eficiente y efectivo de qué se bota y que no”, enfatizó la experta Vives.

En definitiva, ambos funcionarios coinciden en que el mayor reto para el 2014 es la culturización de la población costarricense; para ello, se trabaja en el lanzamiento de una campaña publicitaria que comenzará a circular en el mes de abril.

  • Comparta este artículo
Vivir

Centro pretende restaurar 15 edificios patrimoniales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota