Vivir

Investigación de científicos británicos

Estilo de vida y ambiente varían tolerancia al dolor

Actualizado el 21 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Estudio encuentra cambio en expresión de algunos genes en gemelos idénticos

Hallazgo facilita investigación de gen vinculado a desarrollo de analgésicos

Vivir

Estilo de vida y ambiente varían tolerancia al dolor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Se calcula que un 20% de la población mundial sufre de dolor crónico. A pesar de ser tan común, este mal sigue sin ser completamente entendido, así como el dolor común que surge por golpes o heridas.

El dolor que sienten personas distintas al percibir el mismo estímulo puede variar ampliamente. A esto se le conoce como tolerancia al dolor. Hasta ahora, se pensaba que estas diferencias en sensibilidad eran únicamente por causas genéticas y poco flexibles.

Una publicación en Nature Communications reveló que la sensibilidad de una persona puede variar a lo largo de los años a causa de su ambiente y estilo de vida.

El estudio encontró que aquellos con mayor grado de metilación en ciertos genes eran más sensibles al dolor. La metilación ocurre cuando un compuesto orgánico llamado grupo metilo se adhiere a la cadena de ADN.

El nuevo  estudio concluye que la tolerancia al dolor en una persona varía a los largo de su vida según varios factores ambientales. | CHESTER HIGGINS JR/NYT
ampliar
El nuevo estudio concluye que la tolerancia al dolor en una persona varía a los largo de su vida según varios factores ambientales. | CHESTER HIGGINS JR/NYT

Este proceso es un ejemplo de epigenética, cambios en el ADN que promueven o limitan la expresión de un gen sin alterar la secuencia genética. Estos cambios pueden ser resultado de la dieta, del ambiente y de otros factores.

El experimento. Los investigadores de The King´s College de Londres evaluaron a cientos de gemelos idénticos.

Los participantes se sometieron a una fuente de calor en un brazo. Cuando sentían dolor, ellos debían de presionar un botón.

Los autores escogieron a las 25 parejas de gemelos con niveles de tolerancia más disímiles y analizaron sus genomas. Ellos buscaban marcas epigenéticas, en este caso la presencia de grupos de metilo.

En total, analizaron más de cinco millones de marcas epigenéticas a lo largo de todo el ADN. Al finalizar, encontraron que habían ciertas regiones que mostraban niveles de metilación diferenciados.

Los científicos se concentraron en las nueve regiones que mostraban las mayores diferencias entre los gemelos. La diferencia más significativa se encontró en el promotor del gen TRPA1.

Este gen ya había sido vinculado al dolor y se sigue investigando para desarrollar analgésicos.

El experimento se repitió en 50 personas sin relación de parentesco, con resultados similares.

William Delgado, de la Clínica del Dolor del Hospital Clínica Bíblica, afirma que aún es muy temprano para vislumbrar aplicaciones de este descubrimiento, especialmente en cuanto al dolor crónico.

PUBLICIDAD

Él explica que el mecanismo de acción del dolor crónico se halla en nervios dañados, que envían señales eléctricas aunque no haya estímulo alguno.

Mientras tanto, el mecanismo del descubrimiento aplica a la parte química del proceso, en receptores localizados en la piel y otros tejidos, los cuales perciben el estímulo del dolor A pesar de ello, los autores de este estudio resaltan que los resultados mejoran la comprensión del dolor y se podrían extender a otros padecimientos complejos.La investigación se enmarca en un proyecto más amplio que busca revelar el papel que juegan los factores epigenéticos en enfermedades complejas. Para ello van a utilizar un grupo de 5.000 gemelos del Reino Unido .

  • Comparta este artículo
Vivir

Estilo de vida y ambiente varían tolerancia al dolor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota