Vivir

Espacio beneficiará a 2.500 pacientes

Cenare estrena gimnasio para complementar sus terapias

Actualizado el 15 de febrero de 2016 a las 12:14 pm

Proyecto techó la cancha de baloncesto, remodeló los baños y dotó de equipo deportivo

Vivir

Cenare estrena gimnasio para complementar sus terapias

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El nuevo gimnasio del Cenare beneficiará a 2.500 personas. (Luis Navarro)

Angela Salazar sufrió un accidente de tránsito en noviembre del 2014. A ella le amputaron su pierna izquierda y quedó con una lesión en su brazo. Además de la rehabilitación médica, ella participa de actividades deportivas y recreativas en el nuevo gimnasio del Centro Nacional de Rehabilitación (Cenare).

El centro fue inaugurado la mañana de este lunes, duró seis años en gestarse y beneficiará a 2.500 pacientes.

"He descubierto fuerzas que no sabía que tengo, por ejemplo para lanzar bochas. Este tipo de lugares te ayudan a transportarte a la realidad, de ver que sigue después de estar internado. También ayuda a la salud mental porque se ven cosas como la unión de grupo y la competitividad", manifestó la joven.

El plan constó de techar y pintar la cancha de baloncesto, remodelar los baños y adaptarlos a las necesidades de las distintas discapacidades y tener nuevo equipo deportivo para diferentes disciplinas.

Este nuevo gimnasio fue el sueño de Esteban Fatjó, quien trabaja en el servicio de terapia del Cenare, y de la licenciada Ana Araya, quien aunque ya está pensionada veló por el cumplimiento del proyecto.

"Lo que hacemos es fortalecer las habilidades físicas en un ambiente abierto y en el que puedan compartir con otras personas. Es parte de su terapia diaria y también les ayuda a su salud mental y emocional porque pueden a ver hasta dónde son capaces de llegar", explicó Fatjó, quien subrayó que cada terapia se ajusta a la capacidad del paciente y su ritmo varía según el tipo de lesión.

En este gimnasio participan personas que tuvieron lesiones en accidentes de tránsito, derrames cerebrales o enfermedades degenerativas.

La obra tuvo un valor de cerca ¢150 millones, de los cuales la Junta de Protección Social (JPS) aportó cerca de ¢61 millones y el señor Antonio Álvarez Desanti donó los ¢67 millones que se le otorgaron a ganar el juicio por daños y perjuicios del atropello que sufrió en 2009.

  • Comparta este artículo
Vivir

Cenare estrena gimnasio para complementar sus terapias

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios
Regresar a la nota