Vivir

Este jueves Deylan Isaac Guillén cumple 10 días de nacido

Bebé vivió 25 días en vientre de madre con muerte cerebral

Actualizado el 17 de febrero de 2016 a las 04:10 pm

Médicos del Max Peralta logran, por primera vez en el país, un parto con paciente fallecida

El pequeño Deylan nació prematuro con 1.355 gramos y tiene buen pronóstico

Vivir

Bebé vivió 25 días en vientre de madre con muerte cerebral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

(Video) Nace niño de madre con muerte neurológica en Cartago (María Luisa Madrigal)

Durante unos 25 días, los médicos del hospital Max Peralta de Cartago lograron extender artificialmente la vida de una joven con muerte neurólogica para que su  bebé pudiera venir al mundo, el pasado 8 de febrero.

Hoy, el pequeño Deylan Isaac Guillén, se recupera satisfactoriamente . Aunque continúa en cuidados intensivos, su evolución hace viable el  traslado a cuidados intermedios.

“Estuvo por siete días con ventilación mecánica asistida, pero ya respira por sí mismo con oxígeno suplementario. Desde el viernes recibe alimentación oral con leche de fórmula”, dijo la neonatóloga Yamileth Mora.

Más de una decena de especialistas han seguido de cerca este caso, que comenzó a principios de enero, cuando su madre  Raquel Guillén–una vecina de Paraíso de Cartago de 22 años– llegó al hospital con 25 semanas de gestación. Presentaba complicaciones propias de un tumor cerebral. Finalmente, un sangrado intracraneal masivo la dejó en estado de muerte neurológica el pasado 13 de enero.

Los abuelos del pequeño esperan poderlo  llevar pronto a casa.
ampliar
Los abuelos del pequeño esperan poderlo llevar pronto a casa. (Graciela Zúñiga.)
A partir de entonces, ginecólogos, neonatólogos, intensivistas y personal de nutrición y farmacia asumieron el reto: había que extender el embarazo al menos hasta la semana 30 para que el bebé tuviera mayores posibilidades de sobrevivir.
Esto representaba un desafío mayor: cuando el cerebro  muere, no tiene la capacidad de dirigir los otros órganos y estos “van por su cuenta” hasta que se  apagan poco a poco.
El reto era doble: por un lado, los órganos vitales de la madre debían mantenerse en funcionamiento para que alimentaran y dieran vida al feto; por otro, debían de cerciorarse de que su temperatura se mantuviera entre 36 °C y 37 °C, que la presión arterial no se subiera ni se bajara para que no afectara la circulación hacia la placenta.
Además, había que darle hormonas y controlar sus niveles de agua y líquido.
“Es un caso  muy delicado. Un paciente con muerte neurológica no puede realizar sus funciones por sí misma, por lo que había que controlarle la temperatura, nivel de hormonas, respiración y frecuencia cardiaca cada cuatro o seis horas”, detalló Carl Fabian, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos del  Max Peralta.
En la literatura médica se registran pocos casos como este; de ellos la mitad no sobrevive, pues no alcanza una edad gestacional en la que el desarrollo del feto sea suficiente para vivir.
En recuperación.  El pequeño Deylan  vino al mundo casi cuatro semanas después, exactamente el 8 de febrero a las 8:45 a. m. Entonces tenía ya 30,5 semanas de gestación y un peso de 1.355 gramos.
Su nacimiento se dio tras una cesárea normal, después de la cual se desconectó a la madre de las máquinas que le mantenían sus funciones de forma artificial.
El bebé no tuvo complicaciones al nacer, a pesar de su prematuridad. Sin embargo, a los pocos días presentó una crisis respiratoria de la que ya salió.  Aún no se puede estimar cuanto tiempo necesitará el pequeño para ser dado de alta. Usualmente, si la evolución es buena el tiempo sería de uno a dos meses, pero lo ideal es esperar a que llegue a los 1.800 gramos de peso y que ya pueda realizar sus funciones básicas.
Otros 'bebés milagro'
  • Los casos de bebés que nacen después de que su madre falleció son atípicos, pero sí existen registros en el mundo. Por ejemplo, en el 2015, médicos estadounidenses informaron que durante casi dos meses mantuvieron bajo respiración artificial a una joven de 22 años declarada con muerte cerebral hasta conseguir que su embarazo llegara a término. Esta historia se registró en el hospital Metodista para Mujeres en Omaha, Nebraska.
  • La prensa de Hungría también dio a conocer una situación parecida en noviembre del 2013, cuando un bebé sobrevivió tres meses en el vientre de su madre, quien se encontraba en estado de muerte cerebral y a la que los especialistas mantuvieron artificialmente con vida hasta que el feto cumplió siete meses de gestación. Entonces se dijo que la mujer había sido trasladada al hospital producto de una hemorragia cerebral, pero, al realizarle un ultrasonido, se comprobó que el bebé permanecía vivo.
  • Un año después, en el 2014, durante un bombardeo en Gaza, los médicos se enfrentaron a otro nacimiento bastante inusual: debieron practicarle una cesárea de emergencia a una mujer que había muerto una hora antes en una explosión. La bebé falleció unos días después.
  • Comparta este artículo
Vivir

Bebé vivió 25 días en vientre de madre con muerte cerebral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Irene Rodríguez S.

irodriguez@nacion.com

Periodista

Periodista en la sección Aldea Global. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre salud, periodismo médico y educación. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota