Vivir

Contribución privada al ambiente

30 lapas rojas fueron liberadas en Puntarenas

Actualizado el 23 de marzo de 2009 a las 12:00 am

 Biólogos abrieron sus jaulas este sábado por la mañana, en Tambor

 Organización espera que aves mejoren salud de la especie en la zona

Vivir

30 lapas rojas fueron liberadas en Puntarenas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Paquera, Puntarenas. Treinta lapas rojas fueron liberadas este sábado por la mañana en Tambor de Puntarenas como parte de un proyecto privado de rescate de esta especie ( Ara macao ) en grave peligro de extinción en el país.

El proyecto se inició hace 13 años, con la creación de la Asociación Pro Conservación de la Lapa Roja (Asoprolapa), para tratar de proteger la especie.

Su liberación se inició alrededor de las 10 a. m. en el Club de Golf Los Delfines, cuando los funcionarios de Asoprolapa fueron abriendo poco a poco las jaulas donde las aves se alimentaron durante los últimos meses.

Tímidamente los animales fueron saliendo y buscando árboles donde posarse a observar el panorama que les esperaba; luego se alejaron poco a poco.

“Todas las aves liberadas son reproducidas acá en nuestro propio zoocriadero y solo un porcentaje mínimo viene de intercambios o donaciones”, explicó Vernon Arias, biólogo encargado del proyecto.

“Nuestro interés es hacer un aporte importante donde la lapa roja ya había desaparecido. Estamos fortaleciendo la población de una de las aves más bellas”, enfatizó el especialista.

Presente y futuro. Según los promotores del proyecto, este es el segundo grupo de lapas liberadas. Anteriormente se habían criado y liberado cuatro y en total ya suman 34 lapas. El proyecto espera liberar 200 lapas en un lapso de siete años, dijo Arias.

Para ello, se manejan actualmente 83 lapas rojas más. “El número tenderá a subir a mediados de año, pues la especie está en la principal época reproductiva”, añadió el biólogo.

Asoprolapa no solo cría y libera lapas, sino que también está apoyando iniciativas de reforestación en la zona, especialmente de árboles de cenízaro, pochote, carao, espavel, guarumo, guácimo, capulín y teca. Las semillas y frutos secos de estas plantas sirven de alimento a las lapas rojas.

Pero el proyecto no acaba allí. La Asociación involucra a las comunidades y sus habitantes en la iniciativa de protección.

Para ello, ha incorporado a estudiantes y maestros de las escuelas de las comunidades de Vainilla, Pánica, Tambor y Pochote. “Los niños pasan interactuando con ellas en las plazas, en sus casas por donde pasan volando, en los caminos, las escuchan y las ven y de eso se trata”, explicó Vernor Arias.

PUBLICIDAD

Desde sus orígenes, este proyecto y esta Asociación de conservación son financiados por la Corporación Hotelera Barceló.

  • Comparta este artículo
Vivir

30 lapas rojas fueron liberadas en Puntarenas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota