Vivir

Por primera vez se demuestra el largo viaje

La golondrina ártica emprende la migración más larga del mundo

Actualizado el 01 de febrero de 2010 a las 12:00 am

 El ave, de 113 gramos de peso, acumula unos 71.000 kilómetros

 Cada año realizan vuelos en zigzag entre Groenlandia y la Antártida

Vivir

La golondrina ártica emprende la migración más larga del mundo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                   Durante su vida, de unos 30 años, una golondrina ártica viaja alrededor de 2,4 millones de kilómetros, una distancia equivalente a tres viajes a la Luna, de ida y vuelta.  | NATIONAL GEOGRAPHIC NEWS /THE NEW YORK TIMES SYNDICATE.
ampliar
Durante su vida, de unos 30 años, una golondrina ártica viaja alrededor de 2,4 millones de kilómetros, una distancia equivalente a tres viajes a la Luna, de ida y vuelta. | NATIONAL GEOGRAPHIC NEWS /THE NEW YORK TIMES SYNDICATE.

La diminuta golondrina ártica hace la migración más larga de cualquier animal del mundo, volando más o menos dos veces más que lo previamente pensado, afirma un estudio.

Nuevos transmisores en miniatura revelaron que esta ave, de solamente 113 gramos de peso, sigue cada año rutas en zigzag entre Groenlandia y la Antártida. En el proceso, la golondrina acumula más o menos 71.000 kilómetros de “viajero frecuente”, superando a su archirrival, la pardela de hollín, en casi 6.440 kilómetros.

“Ha habido todo clase de teorías, pero ahora, por primera vez, hemos podido demostrar lo que las aves hacen”, dice Carsten Egevang, principal autor del estudio, del Instituto de Recursos Naturales de Groenlandia.

Dado que las aves a menudo viven 30 años o más, los investigadores calculan que, durante el transcurso de su vida, una golondrina ártica migra alrededor de 2,4 millones de kilómetros, equivalentes a tres viajes a la Luna, de ida y vuelta.

Tecnología diminuta para golondrinas. Hasta hace poco, únicamente las aves grandes podían ser seguidas utilizando aparatos de rastreo porque éstos eran muy grandes y pesados como para colgarlos a aves pequeñas.

Sin embargo, el equipo usó un rastreador diminuto desarrollado por British Antarctic Survey, que apenas pesa 1,4 gramos, lo suficientemente ligero para que una golondrina ártica lo cargue atado a una pierna.

Egevang se sorprendió al descubrir que las aves frecuentemente se detienen hasta un mes en mar abierto del Atlántico norte, quizá para “llenar el tanque” con peces y pequeños crustáceos antes de partir rumbo a los trópicos

Las golondrinas árticas también siguen una ruta en zigzag durante su recorrido primaveral de regreso a Groenlandia.

En lugar de volar derechamente a través del Atlántico, las aves juegan saltando de la Antártida a África, a Sudamérica y al Ártico.

Una “locura con método”. “Todo ese recorrido es un desvío de varios miles de kilómetros, pero, al analizarlo, perfectamente tiene sentido”, precisa Egevang.

Las aves parecen seguir enormes patrones atmosféricos de vientos que se mueven en espiral; de esta manera, las aves evitan volar contra el viento.

Sin importar la ruta, para empezar, nadie sabe por qué la golondrina ártica tiene una migración tan larga.

PUBLICIDAD

“Mi instinto me dice que viajan tanto debido a los ricos campos de alimentación polares”, supone Egevang.

Los descubrimientos se publicaron esta semana en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences .

  • Comparta este artículo
Vivir

La golondrina ártica emprende la migración más larga del mundo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota