Vivir

El sobrepeso puede ser indicador de algo más

Cuando ni la falta de ejercicio ni comer mal causan la obesidad

Actualizado el 04 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Problemas hormonales, estrés y hasta dejar de fumar afectan el peso

Personas deben poner atención a aumentos mayores a cinco kilos

Vivir

Cuando ni la falta de ejercicio ni comer mal causan la obesidad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Usted se considera una persona saludable: hace ejercicio regularmente y se alimenta de manera adecuada; sin embargo, por alguna razón que no comprende, está ganando peso. ¿Qué pasa?

Algunas enfermedades y otros factores que en un primer momento usted no creería relacionados con el aumento de peso podrían estar pasándole la factura.

No solo las personas que comen muchas grasas y se acuestan todo el fin de semana a ver televisión pueden subir de peso: quienes padecen problemas hormonales y otras enfermedades, como la diabetes, también podrían subir varios kilos en un año, según la nutricionista Adriana Alvarado.

“También el estrés puede afectar en este problema. Cuando dormimos, secretamos una hormona llamada cortisol . Si esta hormona está estimulada debido al estrés, hará que la persona suba de peso porque tenderá a almacenar más grasa corporal”, explicó la nutricionista.

Aunque no existen estadísticas, Alvarado cree que el estrés es el factor que más influye en este tipo de aumento de peso.

Desajustes hormonales. Los problemas hormonales pueden influir en el peso de la persona, según explicó el endocrinólogo José Guillermo Jiménez.

“Los desórdenes hormonales que más comúnmente causan aumento de peso son las alteraciones en la hormona cortisol”, confirmó el médico.

Uno de estos padecimientos se llama síndrome de Cushing y ocurre cuando hay un aumento significativo de cortisol en el cuerpo; por eso se lo denomina también hipercortisolismo .

Este exceso de cortisol puede ser provocado por varias causas; la más común es un adenoma en la hipófisis, una de las glándulas más importantes en la segregación de hormonas.

En quienes sufren el mal de Cushing, el aumento puede ser de entre los 10 y los 20 kilos. El peso se concentra en el tórax y el abdomen, y se adelgazan las extremidades.

Esa condición es poco frecuente entre los ticos, según Jiménez. En el mundo presenta una prevalencia muy baja: de entre 35 y 40 casos por cada millón de habitantes.

Entre los males que pueden explicar también la obesidad están también los relacionados con la tiroides, glándula ubicada debajo de la llamada manzana de Adán , en la parte anterior del cuello. Uno de esos males es el hipotiroidismo, que ocurre cuando se segregan menos hormonas que las necesarias.

PUBLICIDAD

La acción de las hormonas tiroideas es regular o estimular la tasa de oxidación celular en casi todos los tejidos.

Por eso, la función de la tiroides es contribuir a regular el metabolismo. Se calcula que apenas entre el 1% y 3% de la población mundial lo padece.

“El hipotiroidismo severo también puede inducir al aumento de peso, sobre todo porque se acumula líquido”, añadió el médico.

Preocúpese a tiempo. El médico Jiménez insistió en que el hipotiroidismo causa la minoría de los casos de aumento de peso. Mientras, Alvarado recomendó a quienes hacen ejercicio y comen saludablemente, poner atención cuando comienzan a subir más de dos kilos por año.

Señaló que muchas de las personas comienzan a preocuparse por su peso cuando el problema ha tomado proporciones notorios.

“Casi nadie se preocupa cuando aumenta cinco kilos; se preocupa cuando ya son 10 ó 15 kilos de más”, advirtió la nutricionista.

Por lo general, es difícil lograr que esos pacientes regresen a un peso adecuado; muchas veces requieren medicamentos para regular la parte hormonal o la del metabolismo”, añadió Alvarado.

La nutricionista explicó que las personas que dejan de fumar también pueden engordar, pero no por el cigarrillo en sí.

“El aumento de peso se produce porque quien deja de fumar por lo general es una persona que está ansiosa, y esta ansiedad lo lleva a comer más de la cuenta”.

“Así pues, no es el hecho de dejar de fumar lo que hace que alguien aumente de peso: es que siente mucha ansiedad y empieza a comer de más”, explicó Adriana Alvarado.

  • Comparta este artículo
Vivir

Cuando ni la falta de ejercicio ni comer mal causan la obesidad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota