Vivir

En Esterito de Pocosol de San Carlos

Promesa al calor de un ‘susto’ alegra hoy Navidad de 90 niños

Actualizado el 24 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

Madre ofrece festejo para agradecer a Dios por vida de su hijo

A caballo o caminatas de más de dos horas, pequeños llegan a celebración

Vivir

Promesa al calor de un ‘susto’ alegra hoy Navidad de 90 niños

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El payaso Corbetín fue uno de los ‘anfitriones’ del festejo infantil de la comunidad de Esterito de Pocosol, en San Carlos. Él puso a los niños a jugar durante el día y ni el fuerte sol los desanimó. Las madres también se divirtieron en compañía de sus hijos y hasta se ‘apuntaron’ a medir fuerzas con el mecate. Óscar Barrantes (con el helado) es el niño que sobrevivió al accidente en julio del 2000. Fue él quien inspiró esta celebración. La niña Milagro Alemán también disfrutó de las celebraciones. | MARIANDREA GARCÍA PARA LN

Aquella mañana en la que Carmen Chaves vio como su hijo de un año perdía la vida en sus brazos, juró que si él lograba sobrevivir esa prueba, los niños de la comunidad de Esterito de Pocosol de San Carlos, llenarían en adelante sus Navidades de regocijo y ningún regalo faltaría en sus manos. Esto ocurrió el 29 de julio del 2000.

Archivo.
ampliar
Archivo.

Lo que comenzó como una actividad de 30 niños, se convirtió este año en una fiesta de más de noventa sonrisas que disfrutaron entre payasos, helados, juegos y piñatas.

La celebración se realiza año tras año en diciembre, con la recolección y apoyo de personas en San José, coordinadas por Xinia Hoffmann, quien apoya la promesa de Carmen.

A caballo o haciendo caminatas de más de dos horas, los pequeños llegan a la fiesta más esperada del año. Muchos provienen de hogares que carecen de electricidad y agua potable, pero guardaron la mudada regalada el año anterior para lucirla ese día.

Archivo.
ampliar
Archivo.

Accidente generoso. Hace más de una década, Carmen cumplía años y, en un descuido, no se percató de que su hijo menor, Óscar Barrantes, había resbalado en un bebedero de terneros. Diez minutos pasaron hasta que su hermana mayor lo rescató cuando él ya carecía de signos vitales.

“Cuando mi esposo lo sostuvo en sus brazos, cerró sus ojos y dijo: ‘él está muerto’, pensé que mi chiquito se había muerto mientras sentía su aliento débil”, cuenta.

La familia Barrantes Chaves inhalaba resignación y exhalaba plegarias, hasta que el sorpresivo respiro de Óscar les devolvió los pies a la tierra.

Archivo.
ampliar
Archivo.

Hoy, la historia es diferente, Osquitar, como lo llama su madre, tiene 14 años de edad y es el gran protagonista de la fiesta.

Él y su madre buscan, en toda la localidad, a los niños más necesitados, que van de meses hasta 12 años, para enviar una lista a los colaboradores de San José.

Todo se planea desde setiembre. Ahora, Carmen espera seguir cumpliendo su fiel promesa, con un festejo que reúna a más niños de la comunidad, pues, según dice, esa es la única fiesta y regalo que tienen al año. Los niños no abren los regalos allí para evitar comparaciones, pero sus madres narran que al llegar a casa y verlos, muchos lloran de emoción.

  • Comparta este artículo
Vivir

Promesa al calor de un ‘susto’ alegra hoy Navidad de 90 niños

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota