Vivir

Pedro León, presidente de la Academia Nacional de Ciencias de Costa Rica (ANC)

'El aporte de la ciencia pasa desapercibido porque lo damos por sentado'

Actualizado el 13 de julio de 2017 a las 10:30 pm

La Academia Nacional de Ciencias de Costa Rica (ANC) recién cumplió 25 años. Pedro León, su presidente, conversó con La Nación para sopesar los logros obtenidos durante este tiempo y perfilar los retos futuros de esta instancia que reúne a connotados científicos del país.

Vivir

'El aporte de la ciencia pasa desapercibido porque lo damos por sentado'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El genetista Pedro León asumió la presidencia de la Academia Nacional de Ciencias de Costa Rica en el 2015. (Jeannina Cordero)

Si fuera una persona, la Academia Nacional de Ciencias de Costa Rica (ANC) estaría haciendo sus primeras armas como científica y perfilando hacia dónde quisiera llegar cuando la madurez tiña su cabeza de blanco.

Aunque la inquietud de formar una academia de ciencias emergió en los años 80, no fue hasta junio de 1992 cuando se creó esta instancia, que reúne a connotados científicos de Costa Rica. La razón: el país necesitaba dar tiempo a que existiera una masa crítica e investigadores de diversos campos.

"La academia no se pudo crear antes porque se necesitaba ese periodo de maduración, que se inició en los años 70, cuando se crearon las primeras instancias científicas en el país. En ese tiempo es cuando empiezan a conformarse grupos de investigación y se va dejando de lado ese investigador heroico, pero aislado, como lo fue Clorito Picado", explicó Pedro León, presidente de la ANC.

"También se quería que la academia tuviera gente que pudiera comprometerse con el país, porque al crearse una Academia, implícitamente se asume un compromiso con el Estado para apoyarlo en aquellos asuntos que tengan que ver con ciencia. Siempre desde una posición apolítica", agregó León, quien se dedica a la investigación en genética humana.

LEA: Academia Nacional de Ciencias pide a Gobierno aprobar FIV

Por ley, la ANC participa en una serie de comisiones nacionales y tiene a su cargo el Dominio Superior de Internet por medio de una unidad especializada de servicio llamada NIC-Internet Costa Rica. Recientemente apoyó al Ministerio de Educación Pública (MEP) en la revisión y actualización del currículo en ciencias y matemáticas para primaria y secundaria.

VEA: 'Hay que hacer la ciencia entendible'

En lo internacional, la ANC forma parte de la Red Interamericana de Academias de Ciencias (Ianas, por sus siglas en inglés), del International Council for Science (ICSU) y de la Red Internacional de los Derechos Humanos de Academias, que defiende a científicos que son perseguidos.

"El conocimiento científico, con el avance que resulta de la investigación y las tecnologías emergentes, es parte del patrimonio de la humanidad y debe estar disponible para todos los seres humano", se lee en la declaración titulada "Ciencia y Confianza" que la ANC firmó en nombre de Costa Rica en el 2016.

La Nación conversó con León a propósito del aniversario. Este es un extracto de esa entrevista:

Gracias a sus miembros, los costarricenses fuimos a Antártida con Marino Protti, al espacio con Franklin Chang e incluso nos sumanos al viaje de la sonda Maven a Marte con Sandra Cauffman. ¿Hasta dónde más nos ha llevado la ANC?

Uno puede detenerse en cada miembro y ver cuán importantes han sido sus aportes para Costa Rica. Todo mundo está muy consciente de los logros de Keylor Navas porque son muy concretos y fáciles de ver.

"Pero vea a Rodrigo Zeledón, por ejemplo, en el campo de la microbiología, con el estudio de la leishmaniasis (enfermedad causada por un parásito cuyo vector es un insecto).

"Lo que pasa es que, por dicha, la señora que está comprando en el supermercado ya no se preocupa de la leishmaniasis y en parte es gracias a la investigación de Zeledón. Entonces, para la gran mayoría de las personas es complicado dimensionar los aportes de la ciencia, porque muchos los damos por sentado.

"Usamos los teléfonos celulares a diario, pero ignoramos toda la física que se requirió para llegar a ellos. Ignoramos que muchos científicos murieron en el proceso de estudiar patógenos para la elaboración de vacunas.

"El aporte de la ciencia pasa desapercibido porque está implícito. La ciencia nos aporta de muchas maneras y algunas no son tan evidentes.

"Le doy otro ejemplo. En los años 90, el Centro de Investigación en Biología Celular y Molecular (CIBCM) adaptó la técnica de reacción en cadena de la polimerasa a nuestras condiciones y empezamos a desarrollar todo lo que tiene que ver con identificación humana a partir de ADN.

"Incluso, se formó gente que luego se fue a trabajar al Organismo de Investigación Judicial (OIJ), y Costa Rica fue el primer país centroamericano en tener capacidad de hacer identificación humana con ADN.

"¿Y por qué fue tan importante? Esta es la única manera absolutamente objetiva para saber si un niño o una niña es hijo de determinado hombre, y no solo eso, esta técnica permite identificar a los violadores. El primer caso que se resolvió en el país con esta técnica fue una violación múltiple perpetrada a una mujer.

"¿Cuánto cree que vale ese avance para el país, principalmente para grupos vulnerables, como mujeres y niños?

"Otro ejemplo: algunos miembros de la Academia han desarrollado tecnologías para identificar los virus en las plantas y los cultivos. ¿Cuánto cree que vale eso?

"Ahora todos usamos Internet, pero fueron miembros de esta Academia los que hicieron posible que el país se conectara con el mundo, primero con Bitnet y luego vino Internet".

La declaración "Ciencia y confianza", firmada por la ANC, pide utilizar enfoques racionales para enfrentar los grandes retos del siglo XXI.

La humanidad enfrenta una serie de retos, como el cambio climático, y el enfoque racional es lo único que nos puede sacar adelante. La ciencia nos está diciendo que estos problemas son reales. Las políticas derivadas del populismo no son lo que ocupamos.

¿Considera importante que nuestro país genere ciencia para enfrentar estos retos del siglo XXI?

La ciencia nos permite entendernos a nosotros mismos. En la Academia tenemos expertos que están trabajando en entender nuestra genética y ver de dónde venimos.

"Queda mucho por hacer y sí, tenemos muchos misterios. Constantemente, a través de las charlas mensuales que se imparten en la ANC, nos damos cuenta de los nuevos hallazgos a los que llegan nuestros científicos en clima, materiales, energía, etcétera.

"Hay una riqueza de conocimiento propio y ajeno que queremos que esté disponible para todos. No queremos que la ciencia sea un secreto de algunos gurús, queremos que la gente la entienda y la use".

Pero no existe una correspondencia a nivel de presupuesto para financiar ciencia en el país...

Esa es la otra preocupación de la ANC. Nuestro país nunca ha pasado del 0,5% del Producto Interno Bruto (PIB) dedicado a la ciencia, cuando lo que se recomienda es una inversión mínima de 1% del PIB, para que la ciencia permita dar ese salto de innovación hacia tecnologías que permitan al país exportar productos de lujo y no materias primas.

"Lo que el mundo está demandando es innovación para poder ser competitivos y ciencia para tomar decisiones informadas que permitan que esa innovación tenga impacto.

"Costa Rica tiene una serie de tratados que promueven la exportación. Ese ya no es el problema, el reto está en lo que podemos vender".

Se ha dicho que el problema de no invertir suficiente en ciencia es que los investigadores dependen de financiamiento externo y muchas veces el donante es quien define el tema a estudiar. Entonces, se da el riesgo de que existan temas que no se estén investigando aunque puedan ser prioritarios para el país. ¿Cierto?

Se necesita una entidad que sea ágil, que permita financiar proyectos, algo así como la National Science Foundation (NSF) de los Estados Unidos. Aquí no tenemos nada parecido, aunque la Fundación CR-USA ha jugado un papel importante en el financiamiento de proyectos, pero su fondo es limitado.

"Las universidades cuentan con sus recursos, pero a veces el sistema no es tan flexible. Por ejemplo, se puede financiar una tesis pero no un aparato necesario para determinado estudio.

"Lo otro es que la ciencia es a largo plazo y lo que a veces sucede es que se cuenta con dinero para financiar una de las etapas, pero las otras quedan desfinanciadas. Eso es algo que podría solventar una estructura como la NSF.

"No se trata de regalar plata, sino que hay que exigir estándares, pedir informes y hacer que el proceso sea competitivo. Esto para estar seguro que los fondos se están ejecutando bien".

Para los próximos 25 años, cuando la ANC cumpla 50 años, ¿cuál es la meta?

La expectativa es que la ANC siga en su proceso de consolidación y también siga apoyando instancias que requieren información científica para la toma de decisiones.

"Ojalá logre unificar a las academias centroamericanas y ser líder en la región. Ese es nuestro deber porque, más que bien, somos el país de la región que más produce ciencia, eso junto a Panamá que está empezando a generar ciencia propia.

"En la ANC nos gustaría ver a una Centroamérica más educada en ciencia, con una visión de que la ciencia es aliada de los procesos democráticos y útil a las las sociedades para que puedan tomar decisiones racionales".

  • Comparta este artículo
Vivir

'El aporte de la ciencia pasa desapercibido porque lo damos por sentado'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota