Vivir

Vivir en pobreza puede afectar regiones cerebrales que regulan las emociones

Actualizado el 25 de octubre de 2013 a las 11:37 am

Cambios en el cerebro pueden contribuir a la depresión, la ansiedad, la agresividad impulsiva y el abuso de sustancias

Vivir

Vivir en pobreza puede afectar regiones cerebrales que regulan las emociones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

ampliar

La pobreza infantil puede impactar el desarrollo del cerebro y tener un efecto duradero en las regiones que controlan las emociones y la respuesta del cerebro al estrés.

Para llegar a esta conclusión, los científicos realizaron un estudio con 49 participantes, cuya cuya amígdala y corteza prefrontal (ambas relacionadas con la regulación de las emociones y con el estrés) fueron analizada a los 9 años y de nuevo, a los 24 años.

Los investigadores vieron en los sujetos que vivieron en condiciones de pobreza cambios neurológicos ocurridos en respuesta a la exposición al estrés físico y social crónica producto de esas condiciones de vida.

Estos cambios pueden contribuir a la depresión, la ansiedad, la agresividad impulsiva y el abuso de sustancias.

  • Comparta este artículo
Vivir

Vivir en pobreza puede afectar regiones cerebrales que regulan las emociones

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota