Vivir

Histórico aterrizaje en un cometa

Actualizado el 13 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Robot del tamaño de una lavadora se posó con precisión sobre roca de 4 kilómetros de diámetro para explorar el origen del universo

Vivir

Histórico aterrizaje en un cometa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

cifras

2004

2 de marzo Rosetta partió al espacio desde la base Kourou, en la Guayana Francesa, después de una serie de demoras.

2007

25 de febrero Uno de los momentos más celebrados en la ruta de Rosetta fue cuando la sonda logra pasar detrás del planeta rojo.

2010

10 de julio La sonda transmite sus primeras fotografías de Lutetia, el mayor asteroide jamás visitado por un satélite.

2011

1 de junio Los sistemas fueron desactivados para ahorrar energía, lo que produjo una incomunicación durante 31 meses.

2014

20 de enero Después de casi tres años de hibernación, Rosetta envía su primera señal a Tierra y se dirigió a su objetivo inicial: el cometa

A las 10:03 a. m. del 12 de noviembre del 2014, el planeta Tierra fue testigo de una escena que parecía tomada de una película de ciencia ficción: un robot llamado Philae se posó sobre la superficie de un cometa.

Después de 10 años de viajar por el espacio, la misión Rosetta , de la Agencia Espacial Europea (ESA), llevó a cabo una proeza científica nunca vista: posar un robot laboratorio sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko para estudiar su núcleo.

Ese robot explorador se había separado de la sonda Rosetta a las 2:35 a. m. del miércoles (hora de Costa Rica) y tardó siete horas y media para descender hasta la superficie del cometa.

Philae está equipado con 10 instrumentos científicos que permitirán analizar diversos componentes del núcleo del cometa, como gases, polvo y hielo, así como el campo magnético, la composición, la gravedad y la temperatura.

Con el análisis de la materia orgánica del cometa, los científicos aspiran a encontrar información clave para comprender el origen del sistema solar.

Pistas sobre el origen. Los cometas han despertado el interés entre la comunidad científica debido a que son los astros más primitivos del sistema solar.

Los estudiosos del tema estiman que estos cuerpos celestes con “cabellera” atesoran información fundamental sobre los procesos físicos y químicos ocurridos durante las primeras fases de formación del Sol y de todo el sistema.

Los científicos Lela Taliashvili, Heidy Gutiérrez y Miguel Araya, del Centro de Investigaciones Espaciales de la Universidad de Costa Rica (Cinespa), calificaron la misión Rosetta como “histórica” no solo por sus dificultades técnicas, sino por sus metas de investigación.

El histórico aterrizaje sobre un cometa (AFP)

“Es el estudio más detallado que se ha hecho de la composición de un cometa. Los cometas, –se cree– poseen y transportan información sobre las condiciones del inicio de la formación del sistema solar. Se piensa que son abundantes en moléculas orgánicas y agua”, explicaron los científicos.

Según los expertos del Cinespa, existe evidencia que sugiere que gran parte del agua existente en los planetas –entre ellos, la Tierra– llegó allí por colisiones con cometas, sobre todo en las primeras etapas después de la formación del sistema solar.

“Algunos de las rocas más antiguas del sistema solar, como ciertos meteoritos condritos, se formaron de cometas”, agregaron los expertos.

Se estima que los bloques fundamentales de nuestro planeta también tienen sus orígenes en los cometas, que son en síntesis rocas con hielo.

“Los cometas provienen de una región primigenia, externa al sistema solar, que se conoce como la Nube de Oort y está formada por el material residual u original que contenía la nube que dio origen al Sol y los planetas.

La nave principal (Rosetta) seguirá estudiando los materiales que el cometa suelta conforme se acerca al Sol, se calienta, y se evaporan los compuestos”, explicaron los científicos del Cinespa.

Philae también recolectará información del material que hay bajo la superficie: hará mediciones del campo magnético y las propiedades del plasma.

La misión Rosetta también implicó un desafío técnico, pues el “aterrizaje” requería gran precisión. “Una de las mayores incertidumbres asociadas con el módulo de aterrizaje era la posición de Rosetta en el momento del desacople, que fue influido por la actividad del cometa en ese momento específico y que a su vez también podría haber afectado el descenso del explorador”, declaró el director de operaciones de Rosetta, Sylvain Lodiot.

Los científicos del Cinespa coinciden en que fue una misión muy arriesgada desde el punto de vista técnico. “Las dificultades más importantes se relacionan con la órbita de los cometas, la rotación compleja del objeto, la baja gravedad que puede complicar el anclaje, y la irregularidad de la superficie, semejante a la de la cáscara de un maní”, detallaron.

La fase científica se extenderá hasta marzo del 2015.

  • Comparta este artículo
Vivir

Histórico aterrizaje en un cometa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota