Vivir

Olor de los recién nacidos es una "droga" para quienes son mamá

Actualizado el 02 de octubre de 2013 a las 04:42 pm

Activa circuito de recompensa en el cerebro de cualquier mujer que es madre

Juega un papel en el desarrollo de respuestas motivacionales y emocionales entre la madre y su hijo, vínculo clave para la sobrevivencia del bebé

Vivir

Olor de los recién nacidos es una "droga" para quienes son mamá

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El olor del bebé es parte de la comunicación biológica entre madre e hijo, dice estudio
ampliar
El olor del bebé es parte de la comunicación biológica entre madre e hijo, dice estudio

El olor de los recién nacidos activa el circuito de recompensa neurológica en las madres y es parte de las intensas señales olfativas ---y por lo tanto, no verbales y no visuales--- que existen entre ella y su hijo para comunicarse.

Son los mismos circuitos que se activan cuando se come teniendo hambre o cuando un adicto recibe su droga, explica Johannes Frasnelli, investigador de la Universidad de Montreal.

“Esta estructura juega un papel en el aprendizaje de la recompensa. No todos los olores desencadenan esta reacción. Sólo aquellos asociados con ella”, explicó en el sitio de la universidad.

Así, el sistema refuerza la motivación para actuar de una manera determinada por el placer asociado con ese comportamiento.

Sin embargo, lo curioso del descubrimiento de Frasnelli es que ese circuito no solo se activa en la madre del bebé, sino en cualquier mujer que sea mamá.

Para comprobarlo, su equipo de investigadores ideó un experimento en el que dos grupos de 15 mujeres olieron las pijamas de bebés de dos días de nacidos que no eran sus hijos al tiempo que eran sometidas a escáneres cerebrales.

Aunque las mujeres de ambos grupos percibieron el olor de los recién nacidos con la misma intensidad, las imágenes cerebrales mostraron una mayor activación cerebral en las madres.

Así, los resultados demuestran que el olor de los recién nacidos juega un papel en el desarrollo de respuestas motivacionales y emocionales entre la madre y su hijo.

“El vínculo madre-hijo es parte del sentimiento de amor maternal y es producto de la evolución por selección natural en un ambiente donde tal vínculo es esencial para la supervivencia del recién nacido”, explican los investigadores.

Ahora, lo que quieren averiguar es si la mayor activación del sistema en las madres es debido a una respuesta orgánica relacionada con el parto en sí o si es una consecuencia de la experiencia olfativa desarrollada por la interacción con sus propios bebés.

"Es posible que el parto cause cambios hormonales que alteren el circuito de recompensa pero también es posible que la experiencia juegue un papel en ello", dijo Frasnelli.

PUBLICIDAD

Tampoco se sabe si existe un mecanismo similar en la relación paternal.

  • Comparta este artículo
Vivir

Olor de los recién nacidos es una "droga" para quienes son mamá

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota