Vivir

Neuronas en la amígdala también son responsables del placer

Actualizado el 27 de marzo de 2017 a las 04:55 pm

Vivir

Neuronas en la amígdala también son responsables del placer

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La amígdala cerebral es un conjunto de núcleos de neuronas localizadas en la profundidad de los lóbulos temporales. Forma parte del sistema límbico, su papel es procesar y almacenar reacciones emocionales. (Cortesía del MIT)

En nuestro cerebro, la amígdala es la estructura que reacciona con miedo o ansiedad ante emociones desagradables. Sin embargo, un reciente estudio descubrió que también posee neuronas programadas para codificar experiencias placenteras.

Neurocientíficos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, descubrieron un circuito en la amígdala -ubicada en la parte interna del cerebro- donde la mayoría de las neuronas activan el sistema de recompensa o de satisfacción.

"Se ha generalizado que la amígdala es una estructura asociada al temor. Se piensa que está vinculada a la ansiedad o a reacciones provocadas por el miedo. Sin embargo, al observar la estructura como un todo, parece que participa principalmente en los comportamientos deseables", explicó Joshua Kim, uno de los autores del estudio que se publicó en la revista científica Neuron.

Dos grupos de neuronas

Según un estudio anterior, llevado a cabo por Susumu Tonegawa del RIKEN-MIT Center for Neural Circuit Genetics, existen dos grupos diferentes de neuronas en una parte de la amígdala conocida como amígdala basolateral.

Esos dos grupos están programados genéticamente para codificar memorias tanto agradables como desagradables. Dependiendo de la memoria, esas neuronas envían la información a diferentes partes de la amígdala central.

En este nuevo estudio, los investigadores se abocaron a identificar la conexión entre ambos grupos de neuronas y la amígdala. Asimismo, buscaban determinar lo que hacen las células de la amígdala central cuando reciben la información de la amígdala basolateral.

LEA: El cerebro reacciona veloz cuando detecta el peligro

"No se descarta la posibilidad de que existan células en la amígdala que estén por descubrirse y que controlen el comportamiento negativo. Las células que identificamos representan más del 90% de la amígdala cerebral. Si hay otras para el comportamiento negativo, son una fracción pequeña", comentó Tonegawa, quien también formó parte del equipo de investigadores en este segundo estudio.

El miedo sigue otra ruta

Otro descubrimiento derivado del estudio es que las neuronas relacionadas con el miedo y localizadas en la amígdala central, no envían directamente la información a la parte del cerebro que procesa los estímulos de dolor o estrés, la cual se conoce como sustancia gris central o sustancia gris periacueductal.

En vez de eso, los científicos averiguaron que la información hace varias "paradas" antes de llegar a la sustancia gris central. Tratar de dilucidar esa ruta del miedo es el paso que sigue en la investigación del MIT.

LEA: Tamaño de amígdala es indicador de autismo

Los científicos también están estudiando el rol que cumplen las neuronas de la amígdala basolateral en la supresión del miedo, proceso que siguen algunas terapias para tratar depresión o estrés postraumático, en que se intenta "reescribir" memorias desagradables al asociarlas con experiencias más positivas.

  • Comparta este artículo
Vivir

Neuronas en la amígdala también son responsables del placer

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota