Vivir

Universidad de Costa Rica estrenó centro para prevención de incendios

Laboratorio prueba materiales que sean resistentes al fuego

Actualizado el 15 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Aspiran a fabricar estructuras que no se quemen tan fácilmente

Evalúan tiempo de deterioro y tipo de humo que produce cada material

Vivir

Laboratorio prueba materiales que sean resistentes al fuego

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cuando un incendio inicia su ruta devastadora y las llamas amenazan con consumir todo a su paso, es poco lo que se puede hacer, más allá de esperar a que los bomberos lo apaguen.

Sin embargo, una adecuada estrategia de prevención puede ahorrar la tragedia y dolor que un un incendio significa.

Esa prevención tiene que ver con prácticas responsables de las personas, pero también con detalles de las construcciones.

El Laboratorio de Protección contra Incendios de la Universidad de Costa Rica entró recientemente en funcionamiento.

John Solano, técnico del laboratorio, observa la rápida propagación del fuego en un textil en la cámara de inflamabilidad horizontal .  |  JORGE ARCE.
ampliar
John Solano, técnico del laboratorio, observa la rápida propagación del fuego en un textil en la cámara de inflamabilidad horizontal . | JORGE ARCE.

Sus instalaciones –ubicadas en la Sede Interuniversitaria en Alajuela– están al servicio de estudiantes y docentes de la carrera de Ingeniería Mecánica con énfasis en Protección contra Incendios; sin embargo, también está abierto para investigadores de otras disciplinas y procedentes de otras instituciones o empresas.

“Es un laboratorio único en Centroamérica y su objetivo es dotar al país del recurso humano y tecnológico necesario para realizar pruebas en materiales, analizar sus propiedades y determinar cuáles son más resistentes al fuego”, explicó el ingeniero Esteban Ramos, coordinador general.

La amenaza en casa. De acuerdo con Ramos, en el laboratorio podrá ser sometido a prueba cualquier material sólido de uso común en construcciones o bien dentro del equipamiento de una casa o edificio: cemento, madera, cerámica, plástico, textiles, espuma de poliuretano, entre otros.

El laboratorio está equipado con tecnología de punta para estos fines. Por ejemplo, hay una cámara de densidad de humo que mide no solo la cantidad de humo que se libera cuando se quema un material determinado, sino la opacidad de este.

“Con esa información se logra determinar cuán peligroso puede ser desplazarse en medio de una capa de humo dentro de un edificio. No es lo mismo el humo que genera una alfombra que el de un aislante de cable eléctrico.

”Hay materiales que liberan un humo oscuro, irritante, mientras que en otros casos es más claro”, detalló el ingeniero.

La cámara de inflamabilidad vertical se utiliza para medir la velocidad a la que se propaga la llama en esa dirección.

“Es mucho más peligroso un material en posición vertical que horizontal y, esto tiene que ver con cómo se desprenden los vapores inflamables del material conforme va aumentando la temperatura”.

PUBLICIDAD

Por ejemplo, al realizar la prueba con un textil común el fuego lo consumió en solo segundos.

El coordinador del Laboratorio de Protección contra Incendios de la Universidad de Costa Rica, Esteban Ramos (sentado), explicó que las pruebas de materiales  se ajustan a las normas internacionales.     | JORGE ARCE
ampliar
El coordinador del Laboratorio de Protección contra Incendios de la Universidad de Costa Rica, Esteban Ramos (sentado), explicó que las pruebas de materiales se ajustan a las normas internacionales. | JORGE ARCE

Otra cámara de inflamabilidad cumple la misma función, pero en dirección horizontal y también se utiliza para determinar el llamado goteo incandescente en plásticos.

“Uno de los objetivos es empezar a caracterizar los materiales que están presentes en el medio, no solo los de construcción, sino también los aditamentos internos más comunes, como lo son el forro de los sillones, cortinas, cobijas, divisiones entre aposentos que pueden ser de tela o de cemento, entre otros”.

Otro de los equipos, llamado microcalorímetro, extrae información como la tasa de liberación de calor a partir de una muestra de tan solo 5 miligramos de material orgánico o inorgánico. Antes de ser sometidas a los experimentos estas muestras permanecen horas en una cámara de acondicionamiento para adaptarlas a la temperatura y humedad que exigen las normas internacionales de ensayos.

De enero a junio del 2013, en el país ocurrieron 600 incendios, afectando propiedades de miles de personas. En el mediano plazo, los científicos podrían contribuir a reducir esas cifras .

  • Comparta este artículo
Vivir

Laboratorio prueba materiales que sean resistentes al fuego

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota