Vivir

En la región solo Nicaragua lo tiene

Centroamérica urge de más sistemas de alerta temprana ante sunamis

Actualizado el 05 de octubre de 2014 a las 09:57 am

Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales de América Central afirma que 400.000 personas viven bajo la amenaza de un desastre natural de ese tipo

Vivir

Centroamérica urge de más sistemas de alerta temprana ante sunamis

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Managua

Unas 400.000 personas conviven bajo amenaza de sunamis en el litoral Pacífico de Centroamérica, según datos del Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales de América Central (Cepredenac); sin embargo, en la región solamente Nicaragua cuenta en la práctica con un sistema de alerta temprana.

Un sunami originado frente a las costas de Centroamérica podría impactar en solo 45 minutos, según los expertos, si no hay un método eficaz de aviso, y si la población no sabe cómo reaccionar.

El Grupo Intergubernamental de Coordinación del Sistema de Alerta Contra Tsunamis se reunió esta semana en Nicaragua para afinar un proyecto para la creación de un centro de alertas de sunami para Centroamérica que será presentado en noviembre próximo ante el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).

"Solo falta el acuerdo de las partes (países) para que haya un intercambio fluido de datos de información a la población", dijo el secretario ejecutivo del Cepredenac, el costarricense Roy Barboza.

Empero, desde que el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) propuso la instalación de un sistema de alerta temprana regional en el 2003, el tema se ha debatido sin transformarse en realidad, reconoció Barboza.

Ni siquiera el sunami de Asia, en diciembre del 2004, que dejó cientos de miles de personas muertas o desaparecidas, causó un impacto que obligara a los Gobiernos a instalar el sistema regional.

"Fue la primera vez que vieron imágenes impactantes, la gente comenzó a tener interés en los sunamis. Cuando lo discutimos en el 2005, creímos que íbamos a avanzar rápido para tener en todos los países sistemas de alerta, pero no fue así", contó el geólogo del Ineter, Wilfried Strauch.

La falta de un sistema de alerta temprana regional provoca que los países de Centroamérica presenten dos problemas fundamentales, según los expertos.

El 01 de Septiembre de 1992, a las 8 horas de la noche, una ola gigantesca destruyó grandes partes de la costa del Océano Pacífico de Nicaragua. La ola alcanzó entre 4 y 10 metros de altura y fue causada por un terremoto muy fuerte en el fondo del océano.
ampliar
El 01 de Septiembre de 1992, a las 8 horas de la noche, una ola gigantesca destruyó grandes partes de la costa del Océano Pacífico de Nicaragua. La ola alcanzó entre 4 y 10 metros de altura y fue causada por un terremoto muy fuerte en el fondo del océano. (Initer para LN.)

El primero es que los países no siempre ofrecen datos similares sobre un mismo temblor, lo que podría generar confusión al momento de un sismo con capacidad de generar un sunami (a partir de 6 grados en la escala de Richter).

"No puede ser que en un país se determine la magnitud de terremoto en un valor de, digamos 5,9 grados Richter y en otro país calcule 6,0 grados Richter; que un país diga que no va a haber sunami y otro diga que sí y posteriormente nos demos cuenta de que tal vez el primer país se equivocó. Eso no debemos permitir, y cosas como esas han ocurrido", advirtió Atrauch.

El segundo problema es el aviso a tiempo y la reacción, pues salvo Nicaragua y en menor medida El Salvador, los países centroamericanos no tienen experiencia con un sistema de alerta temprana.

Un sunami originado frente a las costas de Centroamérica podría impactar en solo 45 minutos, según los expertos, si no hay un método eficaz de aviso. Si la población no sabe cómo reaccionar, una catástrofe sería inminente, según los científicos del Cepredenac.

"Necesitamos un llamado a que los habitantes evacúen en el momento oportuno hacia lugares más seguros", afirmó Barboza.

Nicaragua, país propuesto para coordinar un eventual centro de alerta temprana de sunamis regional, va un paso adelante que el resto de países porque sufrió el sunami más destructivo en la historia de Centroamérica, en setiembre de 1992.

El desastre hizo que Nicaragua avanzara en sus estudios de la geología, instalara la red sísmica más extensa de la región y montara un sistema de alerta temprana que ya ha ejecutado simulacros con la participación de poblaciones enteras junto a las costas.

Mientras esa experiencia no se multiplique, los países de Centroamérica seguirán dependiendo de un correo electrónico de los centros de alerta de sunamis de Hawai en el Pacífico y Puerto Rico en el Caribe, para saber si una ola gigante impactará con fuerza destructiva.

  • Comparta este artículo
Vivir

Centroamérica urge de más sistemas de alerta temprana ante sunamis

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota